GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Día Internacional de la Mujer Trabajadora: ¿algo que celebrar?

Reportaje
Género
Día Internacional de la Mujer Trabajadora
Póster de 1943. Foto: Wikipedia.
El pasado domingo 8 de marzo se celebraba el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Eventos y celebraciones copan los días previos y posteriores a este festejo, pero a pesar de los avances todavía hay mucho por hacer. Las diferencias entre hombres y mujeres en los diversos ámbitos de la sociedad siguen latentes.

Según un informe publicado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) la semana pasada, la brecha salarial española ha aumentado, siguiendo una dirección contraria a la tendencia europea.  En nuestro país, las mujeres cobran de media, un 17% menos que los hombres; un dato que podría achacarse a la crisis (algo que, sin duda, influye ya que las mujeres son uno de los colectivos más afectados por la situación económica, junto a los jóvenes y los ancianos), pero en la Unión Europea este dato se redujo en un punto desde el inicio de la misma hasta el año 2013.

La OIT ha querido ir un paso más allá y en su estudio anual de salarios para los años 2014-15, valorando factores relacionados con la capacidad y productividad de los trabajadores, ha concluido que, en España, las mujeres deberían cobrar un 2% más que sus colegas masculinos. 

Fuente: Organización Internacional del Trabajo/Cinco Días.

Siguiendo por el terreno laboral y como ya hemos comentado con anterioridad, el colectivo femenino es uno de los más perjudicados por la crisis económica y financiera. Según la Convención Sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés, Commitee on the Elimination of Discrimination Against Women), la tasa de empleo femenina no llegaba en 2012 al 39%, diez puntos por debajo de la masculina. Asimismo, durante la crisis, entre el 2008 y el 2013, el tasa de paro de las mujeres se duplicó, pasando del 13 al 27%. Además, este colectivo también se ha visto arrastrado por la precarización de los contratos. El 72,5% de las personas con contrato a tiempo parcial son mujeres. En este punto cabe destacar la conciliación familiar, y es que a pesar del cada vez más común reparto de tareas y la concienciación sobre el mismo, las mujeres dedican 4 horas y media al día a las labores del hogar, mientras que los hombres no llegan ni a las dos horas diarias.

En el ámbito de la educación, también permanece la brecha por género. El informe PISA centrado en la igualdad de género y la educación, presentado el pasado 5 de marzo, concluye que las chicas obtienen un mejor resultado en lectura, 38 puntos más que los chicos; un dato generalizado en todos los países que recoge la OCDE. En cuanto a las ciencias, los resultados continúan siendo parejos, mientras que en el ámbito de las matemáticas, los chicos obtienen 11 puntos más que sus compañeras. A la edad de 15 años, el 60% de los alumnos de bajo rendimiento en estos tres ámbitos son chicos. En el terreno universitario, en el curso 2013-14, un 54,4% de los matriculados en grados y másteres eran mujeres. La presencia mayoritaria en las carreras de Ciencias de la Salud, Ciencias Sociales y Jurídicas y Artes y Humanidades sigue siendo femenina, mientras que los hombres están presentes en mayor medida en las Ingenierías y la Arquitectura.

Por otra parte, según la última encuesta del Eurobarómetro publicada también la semana pasada sobre la percepción que la población de los diferentes países de la Unión Europea tiene sobre el machismo y la discriminación de la mujer, encontramos que los españoles y los franceses son los ciudadanos que más desigualdad entre sexos encuentran en sus naciones. Frente a la media europea del 62%, un 79% de los franceses encuestados, un 76% de los españoles y un 72% de los suecos consideran que la desigualdad de género está extendida en sus países.

Y por último, pero no menos importante (sino todo lo contrario): la lacra de la violencia de género. En 2014, fueron 53 las mujeres asesinadas a manos de sus parejas o ex parejas y, en lo que llevamos de año, asciende a 6 el número de víctimas. De hecho, hoy se ha confirmado un nuevo caso en Alicante, y otro se está investigando en Valencia, lo que añadiría un nombre más a esta larga lista que parece no tener fin. Algo de lo más preocupante es que parece que ha habido un retroceso en la sociedad en cuanto a este tema. Según la encuesta publicada en enero por el CIS y la Secretaría de Estado de Igualdad, uno de cada tres jóvenes de entre 15 y 29 años considera “inevitable” o “aceptable” la violencia de control (establecer a su pareja qué puede y qué no puede hacer). Tanto en el ámbito femenino como masculino, es mayor el porcentaje que tolera esta violencia de control en esta franja de edad que en las superiores.

Además, la impunidad en la que quedan actitudes como los cánticos escuchados en las gradas del Benito Villamarín a favor de Rubén Castro (para quien la Fiscalía pide dos años de cárcel por maltrato) o la situación vivida por Zaida Cantera, la capitán del Ejército víctima de acoso, así como la falta de protección y apoyo que reciben las mujeres maltratadas por parte de las instituciones, no hacen sino fomentar este tipo de actuaciones entre los jóvenes.

Desarrollo en Drupal por Suomitech