GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

¿Emprender o no emprender?

Noticia
Economía
Los autónomos tienen que ser el motor de la economía española. Ante la grave crisis económica, emprender es cada vez más difícil, aunque sigue siendo una experiencia con muchas posibilidades para muchos españoles desempleados y con ganas de poner en marcha su propio negocio.

La Federación de Organizaciones de Profesionales Autónomos y Emprendedores (OPA) ha mostrado, a raíz del Día del Trabajo, la situación que atraviesa el colectivo de trabajadores autónomos debido a la morosidad pública, a la falta de financiación y a la economía sumergida.

El desempleo es uno de los grandes problemas de la economía española. Ante la tasa de paro global, situada en el 25’93%, y la tasa de empleo juvenil, que alcanza el 55’48%, el autoempleo se convierte en una salida para los parados, aunque las condiciones no son las más ventajosas ni los datos demasiado alentadores.

En los últimos cuatro años, en España se ha pasado de un 18’4% de autónomos a un 11’32%. En el año 2011 había 634.765 personas dadas de alta como tales y actualmente hay 509.246.

Los autónomos se enfrentan a una serie de problemas financieros, económicos, de gestión y personales. La financiación bancaria es difícil de conseguir debido a las exigencias en los avales y al limitado patrimonio personal con el que parten de cero muchos emprendedores. Lo mismo pasa con la inversión privada. La falta de confianza en los mercados y la precariedad económica dificultan la accesibilidad de los inversores.

La morosidad, materializada en largos plazos de pago de los clientes, sobre todo por parte de la Administración, supone un problema para encontrar financiación a corto plazo. La cuota de autónomos es un coste fijo y no se paga acorde al volumen de facturación lo que se convierte en un obstáculo para las personas que empiezan o sufren una caída de ventas en su negocio.

La crisis y la caída del consumo resienten considerablemente los ingresos, así como los del comercio o el transporte, lo cual se transforma en un problema de liquidez, ya que muchos autónomos tienen problemas para hacer frente a sus pagos, lo que pone en riesgo la supervivencia del negocio.

La falta de tiempo, de información y la imposibilidad para ausentarse del negocio son varios de los factores que impiden reciclarse profesionalmente lo que afecta de forma negativa a la capacidad de gestión y de innovación. La falta de estos recursos, y de la liquidez ya mencionada, dificultan el camino para adaptarse a las nuevas tecnologías.

Camilo Abiétar, presidente de la OPA hace hincapié en que los autónomos son una fuente de trabajo segura y de calidad“, por lo que es preciso que se “potencie aún más el emprendimiento, sobre todo entre los desempleados.

Camilo Abiétar, presidente de la OPA

Sin embargo son muchas las ventajas que ofrecen los autónomos. Auto-emplearse significa dedicarse a lo que uno quiere y de lo que uno sabe. Significa utilizar el tiempo en lo que uno crea conveniente y sea mejor para la persona y para el trabajo. Fernando Ojeda, dueño de los restaurantes Makkila y Kilómetros de Pizza y de la discoteca Nells afirma que “poder disfrutar de tu tiempo sin pedir permiso sólo se consigue siendo tu propio jefe. Así que al poco tiempo de entrar en el mercado laboral se presentó una oportunidad y no lo dudé, me lancé a la piscina sin saber nada y aquí sigo.”

Ser tu propio jefe y auto-emplearse es una apuesta arriesgada, que requiere una inversión, esfuerzo y trabajo constante y duro. Se necesitan ayudas por parte de las administraciones para poder impulsar los pequeños negocios y para fomentar el consumo. “Para ser emprendedor se necesita mucha ilusión y muchas ganas.” Así lo afirma Fernando Jáuregui, presidente del Grupo Diario Crítico y de la iniciativa E-20 sobre emprendedores. Emprender es sinónimo de esperanza.

 

Desarrollo en Drupal por Suomitech