GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Presente 4+1=5, futuro 3+2=5

Crónica
Universidad. Nuevas herramientas
“Manifestantes de la Marcha verde” contra la reforma educativa
“Marcha verde” contra la reforma educativa. Elboletin.com
La comunidad educativa da la espalda al nuevo modelo de sistema universitario aprobado por el Gobierno que permitirá acortar los Grados a tres años y alargar los másteres a dos. Las razones: - El impacto de la última reforma universitaria, El Plan Bolonia (proceso iniciado en el año 2009), no se ha evaluado por completo. - La comunidad universitaria dice que no se la ha tenido en cuenta al ser una decisión casi unilateral del gobierno. - Los estudios se encarecerán para aquellas carreras que necesiten del postgrado para complementar la formación.

La reforma aprobada en la última jornada de enero de este año levantó ampollas porque fue tomada de manera casi unilateral. El Consejo de ministros dio luz verde al Real Decreto a pesar de la oposición de los rectores, los sindicatos educativos, la oposición política y la práctica totalidad de la comunidad educativa.  El Gobierno dice que flexibilizará, supondrá un ahorro y equiparará al resto de Europa.

Si se acortan un año las carreras el alumno podrá incorporarse antes al mercado laboral, pero no para aquellos que necesiten complementar sus estudios con postgrados. El ministro, José Ignacio Wert, dijo que solo un 20% de los alumnos cursan másteres, así que la proporción es muy pequeña.  La medida entonces supondría un ahorro que estima en 150 millones de euros para las familias. Por su parte la oposición política ve un “ataque a la universidad pública”.

“Necesitamos analizar más lo que se está realizando”

“Necesitamos analizar más lo que se está realizando”, dijo el secretario ejecutivo de la Comisión Académica Sectorial, Gaspar Roselló, en referencia al nuevo cambio. La última reforma al modelo de enseñanza universitario, el Plan Bolonia, pretendía acercar el sistema español al europeo. Hace 5 años que todas las universidades adoptaron el plan como definitivo. Es decir, que es en este año cuando los recién graduados se incorporan al mercado laboral, por lo que no se ha podido evaluar los cambios que simboliza la reforma. El Ministerio de Educación ante la objeción de los rectores ha ofrecido que la aplicación o no sea un cambio que ofrezca cada universidad. En última instancia son las universidades las que podrán elegir si aplicar o no el cambio.

Las universidad podrán elegir si aplicar o no el cambio, por lo que la misma carrera podrá durar 3 años en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y 4 en la Universidad Complutense.

La sociedad actual, la llamada sociedad de la información, se mueve en las redes sociales, Twitter ha sido el altavoz de este movimiento.  Desde el hashtag  #NOal3más2  convocaron una huelga de 48 horas en institutos y universidades en rechazo al Real Decreto.

El estudiante Enrique Maestu dice: “Las huelgas sirven para cuando mucha gente está muy convencida de que hay un conflicto, se sabe cuáles son los términos del conflicto y se tiene que dirimir. Apoyamos la huelga como medida de presión frente a una situación injusta pero tenemos dudas de que vaya a servir de algo, ya que el Gobierno se ha caracterizado por la falta de diálogo con cualquier actor social. Hay que hacer mucho más trabajo antes de hacer una huelga. Paralizar un campus no sirve de nada si a los dos días tienes que entregar un trabajo en el campus virtual.” Añade este miembro de Juventud Sin Futuro.

La sucesión de reformas que se ha dado en menos de un lustro además de la falta de información provocan ansiedad e incertidumbre entre los estudiantes.

Desde que se aprobó el decreto no han cesado las voces en contra. Los estudiantes cuentan con el respaldo de docentes y padres en las movilizaciones convocadas desde las webs. Son tres las huelgas que se cuentan desde febrero, y “numerosas las organizaciones y sindicatos” que se suman. El blanco de la diana es sin duda el ministro Wert lemas como: “Wert, multiplícate por cero” alentaban las consignas. El político se ha ganado con sus medidas el puesto de más impopular de la democracia española, según el CIS.

 

 

 

Desarrollo en Drupal por Suomitech