GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Las universidades públicas valencianas ofrecen financiación con un 6% de interés

Noticia
Universidad. Nuevas herramientas
María José Catalá, consellera de Educación, y Alberto Fabra
Los estudiantes deberán abonar el interés del préstamo a partir del primer mes y podrán amortizarlo hasta en cuatro años después de terminar sus estudios.

 

Es requisito indispensable que  sean avalados por un tutor. La Generalitat por su parte se compromete a abonar hasta el 85% de la deuda si estudiante y avalista no pudieran afrontar tres pagos seguidos, garantizando así los préstamos mediante el aval público del Instituto Valenciano de Finanzas. 

La medida pretende conceder financiación a los estudiantes que no puedan costearse su educación. Hasta 100.000 estudiantes valencianos podrán disfrutar los préstamos. Alberto Fabra, presidente de la Generalitat, subraya que el objetivo es incrementar el porcentaje de jóvenes con titulación universitaria para mejorar sus posibilidades de futuro. A pesar de que la mayor parte de una carrera se costea con fondos públicos su cuantía se ha encarecido notablemente.

Estos préstamos no tendrán comisiones de apertura y su cancelación anticipada estará libre de costes. El importe de la concesión será el precio de la matrícula con un máximo de 1.500 euros por alumno y año para grado y 2.750 por alumno y año para los postgrados. La cantidad máxima a prestar ascenderá a 9.000 euros con lo que se pagarían 540 en concepto de intereses. Mireia Mollá, diputada de Compromís, ha calificado de “usura” esta medida y ha manifestado que no es correcto que los estudiantes se endeuden para estudiar. De todos modos, estos préstamos son compatibles con las becas del Ministerio o la Consellería de Educación

Desde la Generalitat aseguran que se trata de un sistema pionero en España y Europa. En Estados Unidos, donde es habitual la financiación privada de los estudios universitarios, algunos estudiantes no pueden afrontar sus enormes créditos. A este fenómeno se le ha denominado burbuja universitaria. Según Mollá el sistema valenciano queda en evidencia si se compara con otros sistemas similares europeos, donde se conceden líneas de financiación por las que no se cobran intereses y se dispone de toda la vida para devolverlas.

 

Desarrollo en Drupal por Suomitech