GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Indignación en el campo de batalla

Crónica
Indignados
Imitando el modelo español de indignados, estudiantes venezolanos acampan para exigir la atención de la ONU

Fuente: EFE /Campamento en la Plaza Alfredo Sadel de Las Mercedes en el centro de Caracas

 

Venezuela, sumida en el conflicto y polarizada políticamente, vive una situación que podría hundirla en el más oscuro pozo y sin embargo, sus jóvenes se levantan para contrarrestar esa oscuridad. Un grupo de estudiantes que intenta cambiar el enfoque de la lucha y llevarlo hacia algo más pacífico, evoca las protestas de Indignados y la Primavera árabe en Egipto para poner fin a la grave situación en la que se encuentra la sociedad de este país.

En poco más de una semana, a los 20 que improvisaron un campamento en el centro de Caracas, se les unieron más de 150 procedentes de diversas ciudades del país americano. Sus gritos de auxilio se unieron en un S.O.S por su país con el propósito de que la Organización de las Naciones Unidas envíe una comisión internacional para constatar las violaciones de los Derechos Humanos, por ello también piden la renuncia de Nicolás Maduro.

Situados en las inmediaciones de la sede del Programa de la ONU, los estudiantes indignados amplían sus exigencias pidiendo justicia, derecho a libertad plena, retiro de expedientes a los jóvenes detenidos, justicia para los torturados y la desarticulación de grupos armados.

Desde que se iniciaron las manifestaciones ya se han contabilizado 35 muertos (directos e indirectos), heridos en aumento y varios detenidos. Venezuela está sumida en un ambiente de apología a la violencia, como afirma el periodista mexicano Isidro Cisneros, que culpabiliza de la crispación social al presidente Maduro y su expresión de un gobierno que priva de la libertad.

 

12-F

En la segunda semana de febrero, oficialistas y opositores aprovecharon la celebración del Día de la Juventud para hacer un llamamiento multitudinario para manifestarse a favor y en contra del Gobierno venezolano. Un día que se vio desde la distancia como la exaltación a la intolerancia y cuyo resultado desastroso dividió al país físicamente en dos. Al finalizar el día, la jornada se llevó la vida de 3 personas, dejó 66 heridos y 69 detenidos. A raíz de estos incidentes, el Gobierno emitió una orden de arresto para el líder opositor Leopoldo López, haciendo verdadero el aforismo de la política venezolana de los últimos años: no hay lugar para el diálogo, solo hay enemigos.

Una de las movilizaciones fue organizada por los universitarios que exigían y exigen a día de hoy, más seguridad y liberación de sus compañeros detenidos.

El gobierno culpa a la “derecha fascista” de los incidentes y particularmente a Leopoldo López y a la diputada opositora María Corina Machado, quien podría ser detenida en las próximas horas, según la agencia Univisión.

 

Víctimas

El 23 de enero un líder de Asamblea Nacional fue asesinado de un disparo en la cabeza. El presidente del grupo acusa a los “grupos fascistas” de su muerte.

7 días después de la manifestación de enero, miles de jóvenes vuelven a protestar. José Alejandro Márquez, ingeniero de 45 años, moría 3 días después bajo “trágicas circunstancias” como afirma CNN. Este canal está investigando la muerte de Márquez porque no comprende “cómo se pasó de un arresto a dos fracturas cerebrales y luego a la muerte”.

Ese mismo miércoles 19 de febrero fallecía la estudiante y miss Turismo, Génesis Carmona de 22 años de un disparo en la cabeza. Los testigos hablan de “colectivos” y “grupos de motoristas armados” que emboscaron la marcha. Con Carmona, se elevan a 5 los fallecidos durante las protestas de febrero, según fuentes oficiales. Indirectamente desde que iniciaron, ya se contabilizan 35 fallecidos, como publica El Sistema Bolivariano de Comunicación e Información, en donde se habla de “falsedad de las informaciones emitidas por los medios internacionales como campaña de desprestigio del Gobierno venezolano.”

 

Prisión para los opositores

El pasado 18 de febrero, se formalizó la prisión del dirigente de la oposición, Leopoldo López, que se entregó voluntariamente. Ya se han realizado varios llamamientos ciudadanos pidiendo la excarcelación del líder del partido Voluntad Popular.

A poco más de un mes, el líder de la oposición, Henrique Capriles, manifestó su apoyo en un Twitter acusando a la decisión del encarcelamiento de “Fascista”. No es la primera vez que utiliza este adjetivo contra el gobierno del mandatario impuesto por el fallecido Chávez.

 

¿Cómo se llega al 12-F?

Según Cisneros, el rasgo de la “democracia sin libertades” de Venezuela es la polarización política. Venezuela aqueja un malestar social debido al desarrollismo económico basado en las exportaciones petroleras que coexiste con el monopolio político en el contexto de la pobreza creciente, la violencia, la escasez de alimentos y productos básicos y el aumento de inflación y devaluación de la moneda. El propio López declaró que “el país entero se está cayendo por un barranco”.

 

Un campo de batallas

El último día de marzo y a más de 7 mil km de la Puerta del Sol de Madrid, los estudiantes acampan en el centro de la capital para expresar su descontento y exteriorizar la esperanza de que esta iniciativa se copie en varias ciudades. Quieren darle un matiz pacífico de apertura al debate y crear resistencia social. No tienen fecha de retirada ya que aseguran que “se terminará cuando el Gobierno cumpla las exigencias del estudiantado” y porque creen en el cambio.

Hoy, Caracas es un campo de batalla en donde Maduro considera que las protestas son parte de un plan de la oposición para promover un golpe de Estado. Mientras, la Corte de Apelaciones niega la excarcelación de López y la diputada Machado es destituida. Parece que lo afirmado por periodistas y estudiantes indignados, respecto a las violaciones a los DD.HH., se demuestra con las detenciones arbitrarias, agresiones, censura informativa, persecución de opositores y el arresto de manifestantes.

De momento, pese al descontento, las esperanzas no merman y los indignados de Venezuela, con el hashtag #TomaLaCalle, buscan concienciar al mundo pidiendo la no indiferencia.

Comentarios

Mientras queden cabezas pensantes que clamen sus derechos, habrá esperanza. Está claro que España marcó un precedente en Sol que traspasó fronteras y océanos. Venezuela no resiste más.

Si Pilar, menos que en la actualidad, la juventud seguimos tratando de luchar por lo que es justo a pesar de que los políticos pretenden acabar contra esta "lucha".

Desarrollo en Drupal por Suomitech