GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

"El trabajo sexual en sí no es tan sórdido ni severo como imaginaba"

Entrevista
Cooperación en el Mundo
Samanta Villar, periodista y escritora
La autora cuenta la historia de siete trabajadoras sexuales, cada una de ellas habla de diferentes sentimientos como el miedo, ilusión, amor y de injusticias

Samanta Villar, oriunda de Cataluña – España y nacida el 16 de septiembre de 1975, es autora del libro ‘Nadie avisa a una puta’, publicado por la editorial del K.O., compuesta por siete historias; es periodista española licenciada en la Universidad Autónoma de Barcelona.

Por lo general este tema se analiza desde el tabú, desprecio, censura o la compasión, pero pocas veces se cuenta, sin perjuicios, la historia que existe tras cada mujer que se dedica a esta profesión muy cuestionada.

La periodista cuenta la historia de siete trabajadoras sexuales, cada una de ellas habla de diferentes sentimientos como el miedo, ilusión, amor y de injusticias, tan comunes en esa realidad que ellas viven a diario, dentro de una profesión muy cuestionada dentro de la sociedad que vivimos.

Para la creación de su obra, Villar asegura que ayuda mucho el anonimato y que la mayoría de nombres son ficticios, al igual que los lugares. Aun así, la proporción de prostitutas que acceden a hablar es entre el 1 al 2%, sin olvidar que fue necesario contactase vía telefónica para conseguir esos testimonios.

La prostitución es esa persona que te cruzas en un aeropuerto y es el timbre marcado en rojo en un portal de tu vecindario. A veces invisible y en otras ocasiones a la vista de todos en las mismas aceras en las que te recoges tras una noche de fiesta; es, en  parte el resumen  de este ensayo que hace la autora y nos traslada a un mundo controversial

Este es su primer libro dijo Villar a quien posteriormente le gustaría escribir más y que por el momento “estamos explicando de qué va este – refiriéndose  a la obra- la diferencia entre prostitución voluntaria y trata”.    

Cuenta que a todas las mujeres que conoció durante esta investigación les había consultado y, la mayoría, frente a la  pregunta si desearían pagar impuestos la respuesta fue que no. “Yo no tengo chulo – me decían-. No voy a permitir que el estado sea mi chulo”, precisa en una de las citas Villar.

Es muy humana al indicar que estaría de acuerdo en que parte  del beneficio en venta de los ejemplares de su obra sean a favor de las trabajadoras sexuales pero, al mismo tiempo,  añade que por desventaja el libro trata de un tema tabú y con un título en portada que a algunas personas no les gustaría llevar a la vista en público. Por ende no serían demasiados los libros que se venda y además no sólo bastaría esto para dar solución a esa realidad.

En la investigación para este libro, la autora había constatado que el trabajo sexual en sí no es tan sórdido y tampoco severo como lo imaginaba. El por qué en las páginas no incluye al menos en uno de sus capítulos algo relacionado con la prostitución masculina es que si bien se lo había planteado, "son distintas, básicamente por el estigma", pero no descartó que sería un buen tema para otro libro.  

La regulación que garantice derechos y deberes a todas las prostitutas que ejerzan libremente, la lucha contra la desigualdad que evite que entren en la prostitución mujeres que no lo desean y la valorización social de la prostitución son los tres frentes que defiende la autora para quien a su parecer " es un trabajo digno como cualquier otro", destacando sí que esto está al margen de la trata y el proxenetismo, "a los que hay que continuar persiguiendo hasta erradicarlos. El dinero de la prostituta debe ser solo para ella". 

Entrevista realizada desde Encuentros Digitales de El País. 

Desarrollo en Drupal por Suomitech