GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

1.500 millones más para subir nota

Crónica
España en el Mundo
Fugaces pero no desapercibidas han resultado las cuatro intensas jornadas que ha empleado la Comisión de Evaluación del Comité Olímpico Internacional (COI) en conocer cada una de las instalaciones presentes en el proyecto presentado por Madrid para su cuarta candidatura –tercera consecutiva- a los Juegos Olímpicos de 2020.

Acto de bienvenida a la Comisión del COI/Gobierno de España

Acto de bienvenida a la Comisión del COI. / LA MONCLOA - GOBIERNO DE ESPAÑA

Los esfuerzos se han focalizado en tener todo a punto para la esperada visita. La esperanza es lo último que se pierde, así lo demostraron desde el presidente del Gobierno hasta el mismísimo Rey Juan Carlos, pasando por la alcaldesa de la Madrid; todos ellos defendieron que esta es una ocasión única de progreso y estímulo para España. El nerviosismo y la incertidumbre sobre las expectativas del comité eran palpables desde que en enero de este mismo año se envió al COI el mencionado y ambicioso dossier de Madrid 2020.

Un proyecto que se presenta con un presupuesto “realista y conservador” -así defendido por sus creadores-, de unos 1.500 millones de euros de gasto para las administraciones en la construcción y reforma de las instalaciones necesarias que albergarán el gran evento. Inversión con la que gran parte de la opinión pública se muestra en desacuerdo, dadas las precarias condiciones económicas que atraviesa el país, con un creciente 23% de paro.

Además, haciendo coincidir las fechas, los trabajadores del metro, de las instalaciones deportivas municipales, del Club Casa de Campo y los bomberos anunciaban huelgas. Un total de 19 concentraciones y tres manifestaciones que, según ellos, nada tenían que ver con el acontecimiento. Sin lugar a dudas, un boicot en toda regla que, aparte de entorpecer el desarrollo normal de la vida de los trabajadores madrileños, no ha mejorado la imagen que ya tenía España en el exterior.

Pese al mal augurio, el pasado domingo 17 de marzo aterrizaron en Barajas los diecisiete integrantes del COI, que ya tenían todo preparado para que su estancia en la futura ciudad olímpica fuera de lo más acogedora y positiva. El lugar elegido para ellos era el Hotel Eurostars, uno de los tres rascacielos que vigilan, desde las alturas, la vida diaria de los madrileños, situado en pleno corazón de la Castellana, en Plaza Castilla, lugar emblemático de la capital madrileña.

Unas impresionantes vistas aéreas de la ciudad y un servicio de lujo creaban el entorno perfecto para que este grupo de expertos elaborase -durante los cuatro días de su expedición-, un documento técnico sobre las tres candidaturas actuales (Tokio, Estambul y Madrid). Este podrá ser el as que nos avale en la votación de la ciudad que dará acogida a los próximos Juegos Olímpicos y Paralímpicos de 2020, que tendrá lugar a finales de este mismo año en Buenos Aires.

Bienvenidos, ¿bien hallados?

La bienvenida al Comité de Evaluación Olímpico estuvo a la altura de los acontecimientos. A las 17:00h, con rigurosa puntualidad, la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, y el presidente de la candidatura Madrid 2020 y del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco, eran los primeros en llegar al Eurostars. Allí, junto al presidente de la comisión, el británico Sir Craig Reedie, y a la consejera de Educación, Deportes y Juventud de la Comunidad de Madrid, Lucía Figar, esperaron la llegada del príncipe Felipe para completar el acto de recibimiento y hacerse la foto de prensa oficial.

Esta primera toma de contacto -como el resto de ellas-, tuvo lugar a puerta cerrada dentro de las instalaciones del hotel y sirvió de pistoletazo de salida para el maratón de evaluación.

Se abre la expedición

El primer día, el encargado de iniciar las reuniones en el Eurostars con la junta evaluadora fue el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, rodeado de manifestantes que daban su particular recibimiento al COI. Una vez dentro, ajenos a la indignación de un sector de la opinión pública, el jefe del ejecutivo exponía y argumentaba la idoneidad de Madrid para ser la elegida.

Rajoy defendió las cualidades de la capital madrileña poniendo los datos sobre la mesa: España es el tercer país del mundo por número de turistas al año, su rica y prestigiosa gastronomía, las buenas conexiones internacionales de que dispone la ciudad y su red de transportes -curiosamente en huelga durante estas fechas cruciales. A la salida de la reunión, el presidente declaró que esta vez Madrid conseguiría su objetivo.

Sin embargo, estas declaraciones fueron el principio y casi el fin de la limitada apertura mediática mostrada por los protagonistas de la semana. El estadio del Santiago Bernabéu fue una de las primeras instalaciones que abrió la ruta, no sin las quejas de los 550 periodistas -140 de ellos extranjeros- que cubrieron la visita, quienes mostraron su indignación ante el hermetismo y el misterio que envolvió el itinerario.

Ponencias cerradas a todo el que no fuera de la candidatura o inspector olímpico y una sola coincidencia, de unos 60 segundos, en el estadio del Real Madrid, a varios metros de distancia y sin posibilidad de hacer preguntas. Este fue el panorama que se encontraron los medios desde el primero hasta el último día.

Segundo día de examen

Pasados por agua, los miembros de la comisión evaluadora recorrieron el Estadio Olímpico de La Peineta, acompañados por los atletas Luis Miguel Martín Berlanas y Jesús  España, y de la nadadora sincronizada Raquel Corral. A ellos se unió también el presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo, junto con el capitán de su equipo, Gabriel Fernández Arenas, conocido como “Gabi”.

Más tarde, continuarían su visita por el Palacio de Congresos, que haría las veces de Centro de Prensa, y la Feria de Congresos y Exposiciones (IFEMA), que acogería diversas disciplinas olímpicas como tenis de mesa, bádminton, halterofilia o boxeo.

Vistas estas instalaciones, culminarían el recorrido en la Ciudad Deportiva de Valdebebas, perteneciente al Real Madrid, donde, de ser elegida Madrid ciudad olímpica para 2020, se celebraría la competición de rugby a siete, y en los campos adyacentes la de hockey.

Tercera ruta: de todo un poco y más de los mismos

El miércoles tocó revisión de alojamiento, transportes y medios de comunicación; y es que el COI exige un mínimo de 40.000 habitaciones. Pero, precisamente de esto alardeaba Ignacio Fernández, presidente de la Fundación Madrid 2020, quien explicó que la ciudad madrileña cumple sobradamente las exigencias con un número total de 44.933 habitaciones, en hoteles desde 2 a 5 estrellas. Todo ello en un radio inferior a 50 kilómetros de la capital.

Al parecer, la candidatura ha elegido el Retiro como “kilómetro cero” del alojamiento por dos motivos: “el deseo de utilizar espacios icónicos de la ciudad; y porque está situado en la zona turística por excelencia, próximo al Paso del Arte, los tres museos más importantes de Madrid, la Gran Vía y las principales zonas comerciales.

En esta línea, con un estado de calma aparentada, tuvieron que abordar el tema del transporte. Aquí  la explicación fue breve y concisa, El Plan de Infraestructuras de Transporte de Madrid se basa en las ya existentes, ya que en ellas se han invertido más de 15.000 millones de euros en los últimos 20 años. Solo faltaba que apuntaran más gastos con la que está cayendo.

Hablaron de Barajas, del ferrocarril de alta velocidad, del metro y de la amplia red de autobuses urbanos e interurbanos, pero no se hizo ninguna referencia a los aeropuertos en desuso, ni a la negativa rentabilidad que ofrece el Ave. Seguramente, tienen previsto que los Juegos Olímpicos recuperen todo el capital invertido, casi a fondo perdido, y así tenían que hacerle creer al COI que se trata del mejor y más adecuado entramado de trasportes para la ocasión.

El Hipódromo de la Zarzuela, el Club de Campo Villa de Madrid y la Caja Mágica fueron el resto de sedes visitadas durante la jornada. En el Hipódromo fueron recibidos por el presidente de la Federación Española de Hípica, Javier Revuelta. Él  mismo les explicó dónde tendrían lugar las tres modalidades de este deporte, el salto, la doma y el concurso completo.

Durante el trayecto, se incorporó el presidente de la Federación Española de Golf, Gonzaga Escaurriaza y el golfista madrileño Pedro Oriol. Ambos le mostraron a la comitiva evaluadora dónde se disputarían las competiciones de golf, tiro con arco y pentatlón moderno.

Incómoda visita al Madrid Arena

El momento álgido, esperado con intriga por algunos y cierto nerviosismo por otros, llegaba con la revista del Madrid Arena, donde se celebrarían los partidos de balonmano. Desde el trágico accidente ocurrido en el gran pabellón durante una macro fiesta juvenil, en la que fallecieron cinco chicas, nadie había vuelto a visitar las instalaciones. No hubo comentarios al respecto, probablemente porque no interesaba.

Corriendo un tupido velo, culminaron el itinerario en la joya de la corona del proyecto olímpico de Madrid 2020, La Caja Mágica. En ella tendrían lugar, fiel a la función para la que fue creada, los partidos de tenis. Allí se encontraron con el tenista Manolo Santana. Este último punto del trayecto les gustó especialmente; cabe decir que no es para menos, ya que ha sido el único sitio diseñado exclusivamente para unos Juegos Olímpicos que aún no han tenido lugar.

Fin del trayecto y primeras conclusiones

El periplo tocó su fin el jueves y con él llegaron las primeras conclusiones de los examinadores. La clausura de la visita terminó con las declaraciones del presidente de la Comisión de evaluación, Sir Craig Reedie, que se mostró muy optimista en la única aparición pública que ha hecho ante la prensa desde que llegó el pasado fin de semana.

Parece que el proyecto le ha causado muy buena impresión, con lo que podría darse el objetivo por cumplido. El máximo representante del COI dijo que Madrid ha aprendido de los fracasos de 2012 y 2016. Todo para acabar con la típica frase de que quizá a la tercera va la vencida. Muy agudo el inglés, que no perdió tiempo para aclarar que la ciudad estaba preparada para albergar unos juegos, que solo faltaba realizar la inversión de los 1.500 millones de euros.

Y así, todos contentos, despedían a sus examinadores. La puntuación ha sido buena, aunque de lo que quizá no sean conscientes es que esta es una asignatura, equivalente a la de educación física, por así decirlo. Aún les queda mucho para pasar de curso; por ahora, en política y economía están suspensos. Aunque quien sabe si, como diría el británico Reedie, “a la tercera va la vencida” y por esta se salvan; y si les sale bien, seguramente se cuelgan la medalla, que esa, nunca falta.

Desarrollo en Drupal por Suomitech