GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

“La crisis es el resultado de la negligencia de las instituciones con el sistema financiero”

Entrevista
Crisis Mundial
El economista Jaime Martínez en una charla en la universidad
La situación económica que aún padecemos no responde "a etiquetas" ni a un agotamiento del modelo capitalista o liberal, sino al papel que han desempeñado las instituciones en la regulación del sistema financiero, encargado de vertebrar la economía.

La crisis es el resultado de las negligencia de las instituciones con el sistema financiero”. Así de rotundo se muestra el economista madrileño, Jaime Martínez Muñoz, habitual de Intereconomía y Gestiona Radio, cuando es preguntado por el origen de la actual crisis económica y su paralelismo con el histórico crash de 1929. A su juicio, la situación económica que aún padecemos no responde “por muchas etiquetas que queramos incluir”, a un agotamiento del modelo capitalista o neoliberal, sino al papel que han desempeñado las instituciones en la regulación del sistema financiero, encargado de vertebrar la economía.

 

El papel de los Bancos Centrales

 

En este sentido, Martínez Muñoz se muestra crítico con las políticas monetarias que han ejercicio hasta la fecha los Bancos Centrales, que han convertido el tipo de interés, que marca el precio legal del dinero en función de la oferta y la demanda de fondos, en “una especie de juguete con el que se han permitido el lujo de manipular la oferta de dinero para financiar alocadas políticas económicas y expandir el crédito de manera artificial, lo que ha generado una burbuja”.

 

Situación en España

 

En España conocemos de primera mano esta situación. El economista madrileño explica que durante los años previos a la crisis se produjo una verdadera borrachera de liquidez vía préstamos y créditos para la compra de activos hipotecarios o para la construcción de aeropuertos, kilómetros de AVE y otras infraestructuras faraónicas”. Sin embargo, la experiencia ha demostrado que la expansión de crédito no respaldada por ahorro real no respeta las leyes de mercado y “provoca distorsiones entre inversores y consumidores”.

 

Es decir, los inversores se dejan engañar ante la apariencia de una mayor oferta de recursos financieros, invirtiendo en proyectos a muy largo plazo que, en realidad, no son sostenibles. El ejemplo más claro lo encontramos con el número de viviendas vacías de nueva construcción que existe en España, que todavía supera el medio millón y, de momento, resulta imposible de absorber por la demanda.

 

Cuando la burbuja estalla en España, las empresas están completamente endeudadas. Sin embargo, la solución adoptada por el gobierno fue negar el problema e invertir dinero que no tenía en nuevos programas de inversión pública (el famoso Plan E), con el objetivo de tratar de revertir el creciente problema del paro. Decisión, explica el economista Jaime Martínez Muñoz, que elevó la deuda pública de España a casi el 100% sobre el PIB.

 

La esfera internacional

 

En la esfera internacional, los Bancos Centrales que crearon la burbuja al manipular los tipos de interés, se adentran ahora en una espiral de compra de deuda pública para continuar con la barra libre de liquidez, en un escenario dirigido a la represión financiera que ataca al ahorro de las familias a través de la subida de impuestos. Sin embargo, pese a ello, la economía privada reduce su deuda de manera paulatina mientras que, en cambio los gobiernos de China, Estados Unidos y la Unión Europea en su conjunto pelean en una guerra de divisas para continuar estimulando una economía que necesita recapitalizarse para comenzar un verdadero crecimiento que resulte sano.

Desarrollo en Drupal por Suomitech