GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

“España se tiene que quitar el miedo, tiene que salir a las plazas y hablar de lo que pasa actualmente”

Entrevista
Indignados
A. P. Alcorcón el pasado 1 de mayo. Fuente: #15Mpedia
Pablo López Jiménez (Madrid, 1990) es estudiante de Matemáticas en la Universidad Complutense de Madrid y activista comprometido en el movimiento 15-M. Colabora en la publicación “ÁGORAalcorcón15m”, periódico mensual editado por la Asamblea Popular de Alcorcón. Pablo muestra su preocupación por temas como los desahucios, la falta de trabajo o la próxima instalación de “Eurovegas” en su municipio

“Yo simplemente soy un activista más. Un activista político que igual participa en la Asamblea del 15-M o comparte una causa con quien sea. Particularmente me defino como un antropólogo de acción, porque hay que entender a la gente”, así comienza Pablo López a contar su experiencia.

El 15 de mayo de 2011 los ciudadanos de España se echaban a la calle para reclamar de forma pacífica una democracia real, más participativa y transparente, y alejada del bipartidismo de los dos principales grupos políticos del país. “A Sol acudí el segundo día de las protestas; cuando vi que había gente que se quedaba a acampar decidí ir para allá con mi hermano pequeño”, declara el joven. Casi dos años después el movimiento “indignado” se ha extendido a multitud de barrios y pueblos, donde se continúa organizando a través de las asambleas populares abiertas.

“Realmente no hay una directiva en las Asambleas. Cada barrio o cada pueblo de Madrid tiene una; donde yo particularmente tengo más actividad es en la Asamblea de Alcorcón”, expone Pablo, que se reúne todos los sábados a las once de la mañana con el resto de activistas en la Plaza del Ayuntamiento, acogiendo una participación “variable según los días”.

“Creo que hay un error de concepción sobre las Asambleas Populares”, matiza el activista. “Se piensa que es un partido político aparte, y nada más lejos de la realidad. Cuando surgen las Asambleas lo hacen para aunar luchas y sacar cosas beneficiosas para el pueblo.”

La función de Pablo en el periódico “Ágora” es la de “un participante más”. La difusión de las informaciones de la Asamblea es uno de los puntos más destacados para él. “Repartimos los periódicos como podemos e intentamos localizar núcleos importantes, aunque es verdad que a veces tenemos problemas para dejar nuestros tacos”, afirma. “Publicamos mensualmente 10.000 ejemplares, creo que somos una de las ediciones con mayor tirada en Alcorcón”, concluye.

El 15-M abarca uno de los dramas sociales más graves en la actualidad: los desahucios. Pablo cree que “el principal problema es que la gente se avergüenza de que les vayan a desahuciar y realmente la mayoría de esa gente que se siente avergonzada no tiene la culpa, ha sufrido una estafa”.

“Pone los pelos de punta ver a toda esa gente reunida para frenar un desahucio frente a la policía, que no puede hacer nada. Es una gran demostración del poder popular”, declara el joven con tono serio.

Otra problemática importante en la actualidad es la falta de empleo. La Asamblea de Alcorcón tiene su propio “grupo de desempleados”, que se reúne para intentar conseguir alternativas e intercambiar iniciativas de trabajo con las ideas de distintas personas. “Es algo que me resulta bastante interesante”, comenta Pablo sobre este tema.

La noticia de la llegada de “Eurovegas” a Alcorcón no deja indiferente a la Asamblea y por ello se pronuncia con la participación en la plataforma “Eurovegas No”. Pablo define este proyecto como “sangrante”. “Hay muchos intereses de empresarios que se están aprovechando de la situación de crisis de Alcorcón. Les venden esto como un mega-proyecto ilusionante, cuando realmente es un acto más del ladrillazo”, acusa.

“Lo que verdaderamente me fastidia es el tratamiento que le dan los medios a este tema, parece que todos los vecinos de Alcorcón estamos a favor de la implantación de Eurovegas, y realmente no es así”, recrimina Pablo. “No nos engañemos, a mucha gente le va a venir bien por el tema del fraude fiscal”, afirma sin tapujos.

Ese 15 de mayo el pueblo habló y salió a la calle. Desde ese día, movimientos como el de Pablo luchan por unos derechos que nunca deberían haber sido violados, derechos reconocidos constitucionalmente.  “España se tiene que quitar el miedo, tiene que salir a las plazas y hablar de lo que pasa actualmente”, concluye.

Desarrollo en Drupal por Suomitech