GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Un susto en la memoria del IES Jimena Menéndez Pidal

Reportaje
Sociedad/Culturas
Entrada principal del IES Jimena Menéndez Pidal.
La mañana del miércoles 25 de enero de 2017, un autobús escolar volcó al realizar una rotonda situada en el kilómetro 10 de la M-506, en Fuenlabrada, mientras se dirigía al instituto Jimena Menéndez Pidal, situado en la localidad. El accidente dejó heridos de forma leve a 21 de los 25 menores que se encontraban dentro en aquel momento. El conductor, de 34 años, dio positivo en las pruebas de consumo de estupefacientes a las que se vio sometido tras el accidente. Los resultados revelaron que iba conduciendo bajo los efectos de la cocaína. Los primeros indicios apuntan a que el siniestro fue debido a un exceso de velocidad.

RUBÉN LÓPEZ BELTRÁN

El accidente ocurrió sobre las ocho de la mañana. Gracias a que el habitáculo no quedó deformado con el accidente, los alumnos pudieron salir por su propio pie al romper la luna trasera del vehículo. Allí esperaron a los servicios de emergencia, que recibieron el aviso a las 08:15 horas. El chófer fue atendido por magulladuras y una herida superficial. Todos salvo él fueron trasladados a diferentes hospitales cercanos y fueron dados de alta durante el día, excepto una niña que fue ingresada en el Severo Ochoa de Leganés por una conmoción cerebral y amnesia. Después, algunos padres prefirieron llevarse a sus hijos a casa y otros continuaron a clase.

Varios niños que viajaban en el autocar comentaron después del accidente que el conductor era «raro» y que llegó a dormirse en una ocasión. También hicieron mención a la velocidad que solía tomar el vehículo, pero no advirtieron de esto al instituto. Unas alumnas prefirieron no subirse ese día al darse cuenta del extraño comportamiento del conductor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                 El autobús poco después de colisionar. / 112

Seis horas después del accidente, la juez de Instrucción nº1 de Fuenlabrada dejó en libertad con cargos al conductor del autobús, que fue detenido por un delito de conducción bajo la influencia de las drogas, previsto en el artículo 379.2 del Código Penal. Le impuso la medida cautelar de la retirada de su carnet de conducir, así como su licencia de conductor profesional. La investigación la lleva ahora el Juzgado de Instrucción nº6 de Fuenlabrada.

Su madre salió en su defensa alegando que su hijo no es un asesino. También dio a conocer la explicación que le había dado para el accidente, exponiendo que el volante se le bloqueó al entrar en la rotonda y al intentar enderezarlo se volcó el autobús. Fuentes expertas nos han informado de que es difícil que esto ocurra debido a que, en la actualidad, la mayoría de los vehículos, por no decir todos, cuentan con dirección asistida.

El conductor, que responde al nombre de Esteban García Garrido, natal de Móstoles, llevaba desde el 10 de enero realizando la misma ruta. Había sido contratado por la compañía Flocarbus S.L., a donde pertenecía el autobús siniestrado, para realizar suplencias. Tiene un historial que demuestra su tendencia a ignorar las normas viales, como conducir excediendo la velocidad límite y sin cinturón de seguridad, lo que le ha llevado a una reducción drástica de los puntos de su carnet de conducir.

El autobús tenía 11 años de antigüedad, de los 16 útiles que tiene. Tenía la ITV en regla hasta mayo de este año. Según Manuel Robles, alcalde de Fuenlabrada, la ruta está contratada por el centro escolar y financiada por la Consejería de Educación. Lleva a los alumnos desde la urbanización Parque Miraflores hasta el instituto Jimena Menéndez Pidal. Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid, estudia tomar medidas contra la empresa del autobús.

Alrededores del IES Jimena Menéndez Pidal. / Gonzalo Tofiño

Gregorio Serrano, director general de Tráfico, ha hablado para la tranquilidad de las demás familias:

Cada día, 230.000 alumnos utilizan el autobús escolar para ir al colegio y volver a casa. Es un medio de transporte seguro, tal y como muestran las cifras de siniestralidad vial, ya que el año pasado no se produjo ninguna víctima mortal entre los usuarios de este tipo de vehículos, pero debido a la vulnerabilidad de sus pasajeros y a las vías por las que se suele circular, en su mayoría carreteras convencionales, necesita de una especial vigilancia para mantener estos niveles de seguridad.

Desde Tráfico se han confirmado casos recientes como la detención en el pasado mes de noviembre de una conductora de un autobús escolar en Villaviciosa de Odón que dio positivo en las pruebas de alcoholemia, superando casi el doble de lo permitido para un conductor profesional. En Trujillo, Cáceres, se dio otro caso en el que el conductor manejaba el vehículo escolar quintuplicando la tasa permitida.

También se han dado casos de denuncias debido a irregularidades administrativas, como no poseer la autorización especial para el transporte escolar; así como deficiencias en las puertas de emergencia.

En 2015, hubo un total de 27 accidentes de autobuses escolares, en los que no hubo ningún fallecido, pero 9 ocupantes resultaron heridos.


Noticias Relacionadas:

Desarrollo en Drupal por Suomitech