GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Otro derrape gubernamental

Opinión
Economía
Logo del Plan PIVE 6 (Fuente: IDAE)
El plan PIVE se encuentra en un desvío de carretera en el momento en el que el Gobierno permite que la picaresca española renazca y las subvenciones queden en tierra de nadie con coches que ya son chatarra. Ya no solo los talleres se manchan las manos.

El gobierno encabezado por Mariano Rajoy y liderado en materia económica por Luis de Guindos parece empecinado en cubrirse de gloria. Si en el capítulo de la semana pasada impulsaron, junto con el ministro de Educación Wert, una reforma del sistema universitario que favorecía única y exclusivamente a su bolsillo y al de las universidades privadas, esta semana su número tiene que ver con la puesta en duda del Plan PIVE.

¿Qué consecuencias puede tener para los españoles un posible recorte de dicha prestación? La primera, por difícil que parezca, está alejada del plano económico. Hablamos de seguridad vial, un concepto que el cómico tándem Rajoy-De Guindos parece no asimilar. Está más que demostrado con el Plan PIVE mejora la seguridad vial, facilitando la compra de automóviles más modernos y seguros. Si finalmente esta pareja de humoristas decide recortarlo, 40 años de lucha contra la muerte en las carreteras no valdrá para nada.

El otro gran damnificado de la hilarante hoja de ruta del Partido Popular para con el Plan PIVE es el medio ambiente. Con el PIVE, la demanda de vehículos menos contaminantes llegó a subir un 150% en 2012. El compromiso del Gobierno con un problema de carácter internacional como la contaminación se torna, por tanto, inexistente. ¿Todo ello para qué? ¿Para ahorrar dinero? Pues debéis saber, populares, que lo que os ahorréis ahora lo tendréis que gastar en el futuro, cuando el problema sea prácticamente irreversible.

Primero fueron Martes y Trece. Después Cruz y Raya. Ahora Rajoy y De Guindos. Una gestión de risa que hace llorar al conjunto de los españoles.

Desarrollo en Drupal por Suomitech