GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

La igualdad, ¿una deuda pendiente?

Editorial
Género
Comisaría de la Policía Municipal de Móstoles
Comisaría de la Policía Municipal de Móstoles // David Mtnez

La Policía Municipal de Móstoles ha presentado este martes el balance anual de sus principales actividades realizadas durante 2018. En ese año realizó un total de 208 detenciones por cuestiones diversas, de éstas, 66, fueron registradas por el 016 como órdenes de protección a mujeres víctimas de violencia de género. Esto supone un incremento del 16,48% respecto a las cifras del año anterior.

Es preocupante que la cifra de protección a las víctimas crezca en lugar de caer en picado como debería. Esto es, además, un reflejo de lo que sucede en el resto de España. La violencia machista siempre ha existido en mayor o menor medida y se representa en diferentes facetas. Es el resultado de la cultura  heteropatriarcal, la cual impone unas conductas de control, dominio y abuso por parte de los hombres sobre las mujeres.

Y es que no es la primera vez que en Móstoles se dan problemas entre géneros. Es preciso recordar que en el mismo 2018, Thalía, una mujer transexual de 17 años acabó quitándose la vida por culpa de las presiones, insultos y demás tipos de abusos motivados únicamente por su género. 

El problema está en no creer a las mujeres. De todas las denunciadas presentadas en los últimos diez años en España, sólo un 42% llegaron a tener una sentencia, el resto fueron archivadas y olvidadas. Y mientras el número de víctimas por violencia de género aumenta, las redes sociales se llenan de perfiles machistas que divulgan noticias de denuncias falsas que desacreditan el movimiento feminista.

La lucha contra la violencia no es exclusiva de las mujeres, hoy día se requiere el esfuerzo de toda la sociedad involucrándose contra un fenómeno neandertal que, en pleno siglo XXI, debería estar totalmente erradicado. Con el desarrollo actual de todo tipo de derechos es difícil de comprender que no se haya conseguido aún, una convivencia pacífica entre personas que, a fin de cuentas, es lo que somos todos.

 

Desarrollo en Drupal por Suomitech