GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

La gran alianza comercial

Reportaje
Economía
Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión
Estados Unidos y Europa desean unir fuerzas mediante un acuerdo mercantil para aumentar el comercio y la inversión. El Transatlantic Trade and Investment Partnership (TTIP por sus siglas en inglés) busca la creación de un mercado único a través de la homogeneización legislativa de ambas potencias y una rebaja de los aranceles comerciales. ¿Un juego de suma cero?

http://ec.europa.eu/spain/sobre-la-ue/ttip/espana_es.htm

El acuerdo estaba previsto que saliera aprobado para principios de 2015, pero tras 18 meses de negociaciones en secreto, el pasado 8 de febrero dio comienzo la octava ronda.

La futura asociación podría suponer en materia económica una liberalización de los servicios, sobre todo de las inversiones y actuaciones financieras. Incluso, las grandes empresas podrían demandar a los gobiernos mediante ‘tribunales de arbitraje’ llamados ISDS, si un cambio de normativa viera perjudicados sus intereses y recibir cuantiosas indemnizaciones de los Estados. Por ejemplo, bancos y fondos de inversión de Wall Street podrían demandar al Gobierno griego si éste resolviese no pagar la deuda ilegítima para garantizar los derechos sociales de la población.

No obstante, la escasa información que trasciende de las reuniones es a favor del pacto. Tanto la UE como EE.UU aportan buenos datos macroeconómicos para apoyar la firma del acuerdo. Según los informes realizados, en 2027 el PIB en la Unión Europea habría aumentado un 0,5%, mientras que en Estados Unidos subiría un 0,4%. Estos datos supondrían un ingreso adicional de 86 mil millones de euros en la UE y 65 mil millones para el país americano, según estudios realizados por la Comisión Europea.

Dimitri Barua, portavoz de la Comisión Europea en España explica que solo “habrá más competencia estadounidense pero ello hará que las empresas europeas sean más competitivas, será un aliciente, se venderán los productos más baratos y con más calidad, aunque no será un shock”.

Los acuerdos preocupan a asociaciones, sindicatos o plattaformas como 'No al TTIP'. Mariano Aragonés, responsable de Comunicación de ATTAC (Asociación por una Tasación sobre las Transacciones Financieras para la Ayuda a los Ciudadanos), denuncia que en los ISDS, “el Estado demandado no puede apelar. Hay una pérdida de la capacidad democrática en los gobiernos”. También nos explica que Europa no las tiene todas consigo. “Las empresas americanas pueden ganar más licitaciones porque son más grandes y pueden competir a precios más bajos. Eso destruirá a las pequeñas y medianas empresas locales”.

Barua se defiende: “la gente se cree que va a haber una avalancha de productos estadounidenses, de bajada de precios y de descenso de los estándares. No, si fuera así, no estaríamos negociando. No somos agentes del capitalismo neoliberal”.

 

https://www.youtube.com/watch?v=kJu4ZzlCvjY

 

El valor geopolítico del acuerdo

Jochen Müller, analista político de la Comisión Europea en España, asegura que “hay una gran oportunidad para las dos partes de mejorar el liderazgo internacional en el comercio mundial”. Se trata de unir fuerzas contra el gigante asiático, que comienza a hacer seria sombra a Estados Unidos y Europa y competir con los BRICS en materia comercial.

Para España, EE.UU es el cuarto destino de exportación de servicios y el undécimo en inversiones. Para EE.UU, España es el 3º en traer servicios y su segundo inversor. “Tenemos buenas cartas y una relación privilegiada en el comercio exterior con EE.UU”, nos explica Antonio Fernández-Martos, Director General de comercio e inversiones en el Ministerio de Economía.

En el acuerdo, reconoce Müller, España saldría beneficiada en sectores como “la construcción, infraestructuras, transporte marítimo, servicios financieros o trabajadores autónomos”.

 

El hermano pequeño

Este verano se filtró el borrador del acuerdo de la UE con Canadá popularmente llamado CETA y hermano pequeño del TTIP. En el grueso del acuerdo, se recogía la eliminación del 99% de los aranceles canadienses a las exportaciones europeas y la liberalización total del mercado en los sectores industrial y pesquero.

El acuerdo CETA superaría en concesiones al NAFTA, la unión comercial entre Canadá, Estados Unidos y México, que no trajo buenos resultados al país latino. Según Jorge Fonseca, profesor de Economía en la Universidad Complutense, “Méjico era el número 52 en desarrollo humano y ha pasado a ser el 71, con una gran bajada de salarios y aumento del desempleo en el país, más evidente en las pymes”.

Las comparaciones son odiosas y parece que el TTIP y CETA están siguiendo la senda que supuso el NAFTA. No obstante, desde la Comisión Europea admiten que “es un acuerdo dinámico, se abren oportunidades en los dos sentidos. La Unión europea es competitiva y no tendría problema con la entrada de productos americanos. No  es un juego se suma cero donde uno gana y el otro pierde. Es la diferencia de hacer el acuerdo con un país pobre a hacerlo con un país rico, los efectos serán positivos”, explica Barua. 

 

Irene González Toledo / i.gonzaleztol@alumnos.urjc.es

Borja Berlanga / @BorjaBerlanga

Desarrollo en Drupal por Suomitech