GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

El reino del despotismo silencioso

Reportaje
Internacional
Anouzla, en la redacción de Lakome | Foto: www.h24info.ma
Catorce kilómetros la separan de Europa, la misma distancia que hay entre Madrid capital y Getafe. Catorce kilómetros que se convierten en un abismo cuando hablamos de derechos y libertades. Marruecos, última frontera entre el mundo occidental y el terrorismo islamista, goza de carta blanca para hacer y deshacer a su antojo. El paradigma de esta inmunidad es el periodista Ali Anouzla, que hizo de la libertad de expresión su causa y de la insumisión su camino.

Noticias relacionadas:

"Mohamed VI cede a la presión y libera al periodista Ali Anouzla"

"Organizaciones de derechos humanos solicitan la retirada de cargos contra Anouzla"

 

Captura del vídeo de AQMI en el que la organización carga contra el rey Mohamed VII (Imagen vía www.lakome.com)

 

Marruecos: reino de la corrupción y el despotismo”. Así se titula el vídeo de 41 minutos que Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) publicó el 12 de septiembre de 2013. Producido por Al Andalus, la grabación carga contra el rey Mohamed VI, culpándole por la pobreza en la que se halla sumido el pueblo marroquí, e incita a los jóvenes a luchar contra el régimen y a “volverse a Alá”.

Este vídeo se convirtió en la excusa perfecta para cargar contra la libertad de expresión en Marruecos, originando la encarcelación e imputación del director del diario digital Lakome, Ali Anouzla, en el otoño de 2013. La respuesta por parte de los países del Primer Mundo (incluído España) fue prácticamente inexistente, dando vía libre a Marruecos para actuar sin tener en cuenta la Declaración Universal de Derechos Humanos Ésta es la historia de un hombre que ha hecho frente al régimen marroquí, luchando por la defensa de la libertad, la dignidad, la igualdad y la democracia para un pueblo cansado de abusos y atropellos que vislumbra un nuevo amanecer.

 

El País, traspasando fronteras                      

13 de septiembre de 2013. Ignacio Cembrero, reputado periodista internacional especializado en el Magreb, publica una entrada en su blog de El País, Orilla Sur, analizando la publicación de un vídeo de la rama de Al Qaeda en el norte de África. Cembrero incluye en la entrada, titulada “Al Qaeda pide a los jóvenes marroquíes que ‘emigren’ hacia Alá y no en patera”, el link del vídeo, que difunde en su versión original en árabe.

Cembrero: "Marruecos no puso ninguna demanda. Hasta ahora no lo han hecho"

La publicación del enlace del vídeo de AQMI por parte de Ignacio Cembrero provocó una respuesta del Gobierno marroquí, que, indignado, anunció que se tomarían medidas legales contra El País. En palabras del propio periodista, Marruecos «no puso ninguna demanda. Al menos hasta ahora no lo han hecho». Asimismo, el Ministro de Justicia y Libertades de Marruecos, estableció contacto con su homólogo en España, Alberto Ruiz Gallardón, para comunicarle su preocupación por los «pasos dados por el periódico español». Ignacio Cembrero finalmente retiró la grabación el 23 de septiembre. «Quité el vídeo porque pensaba que le hacía un favor a Anouzla», declaró el periodista, añadiendo que no estaba seguro de haber acertado con la decisión tomada. La embajada marroquí en Madrid, no obstante, ha declinado ofrecer ninguna información acerca de la situación del periodista.

Al atardecer del viernes 13 de septiembre, como si alguna fuerza invisible conspirara para darle la razón a los supersticiosos, Ali Anouzla redacta una noticia en la que informa sobre la publicación del vídeo de Al Qaeda, y para ello adjunta el enlace al blog de Cembrero para todo aquel que desee verlo. El pretexto perfecto para amordazar una de las pocas voces independientes que quedan en el reino del despotismo silencioso.

 

Lakome, la voz silenciada

17 de septiembre, 07:45 de la mañana. Ali Anouzla es detenido en su domicilio y llevado a continuación a la sede de Lakome, donde se procedió a un registro y se confiscaron varios ordenadores de la redacción. Pasó a disposición judicial y, tras ser acusado de incitación al terrorismo, fue enviado a la cárcel 2 de Salé.

Ese mismo día, el Ministerio de Justicia y Libertades publicó un comunicado en el que se afirmaba que, por haber sido difundido el vídeo en su versión original, “está dirigido a los hablantes de árabe en general y a los marroquíes en particular”. Esto implica que las acusaciones contra Anouzla se basan únicamente en el idioma, resultando ésta la única prueba de su supuesta culpabilidad.

Muchas voces aseguran que la detención se debió al indulto de Galván

Hasta aquí, los hechos. No obstante, diversos periodistas y expertos afirman que la detención e imputación de Anouzla está motivada por dos cuestiones fundamentales: el indulto al pederasta español Daniel Galván y los artículos publicados por el director de Lakome sobre la monarquía marroquí. En lo referente a Galván, Ali Anouzla fue el hombre que destapó el caso, dándolo a conocer a los medios de comunicación y al mundo entero. Esto supuso una serie de manifestaciones en contra del indulto real cuya consecuencia más importante fue la emisión de diversos comunicados por parte de la Casa Real solicitando el perdón del pueblo, un acontecimiento inédito en la historia del país. En cuanto a los artículos de Anouzla, estos se basan en una serie de informaciones acerca de los costosos viajes del Rey al extranjero y sobre la supuesta mala salud del monarca, entre los que destaca el editorial titulado “Absentismo real” publicado poco antes de saltar a la palestra el caso del pederasta español.

El director de Lakome puso en jaque a la monarquía marroquí mediante el mero hecho de cumplir con sus obligaciones como profesional de la información. Su castigo, tan injusto como desmesurado, por amenazar el orden establecido fue el de ser acusado de apología del terrorismo.

 

Liberación y defensa

El 25 de octubre, a las 13:30 horas, y tras pasar un mes en prisión, Ali Anouzla es puesto en libertad provisional con cargos. Personajes tan ilustres como el pensador francés Edgar Morín, así como sesenta ONGs y prácticamente todas las asociaciones de periodistas del mundo solicitaron la liberación del director de Lakome, si bien brilló como un faro en medio de la tempestad la falta de respuesta por parte de las autoridades europeas.

Únicamente Estados Unidos se mostró preocupado ante el ataque contra la libertad de prensa que supuso la encarcelación del ilustre periodista, aunque, cual si de una burla del destino se tratara, la reunión entre el presidente Barack Obama y el rey Mohamed VI el viernes 23 de noviembre se saldó sin ningún comentario por parte del mandatario norteamericano acerca de la delicada situación de Anouzla.

Nadie en Europa movió un dedo por Anouzla

La población marroquí salió a las calles para exigir la liberación de un hombre que se  limitó a cumplir con su deber, un hombre que en su lucha por lograr lo imposible en un país corrompido por la codicia, ejecutor de torturas contra su propio pueblo y represor de cualquier expresión que se salga del cauce marcado, se fue encontrando escollos por el camino hasta topar con una roca de proporciones titánicas que dejó caer todo el peso de la llamada “ley” sobre sus hombros. Un hombre que volvió a ser arrestado por el tiempo de un mes por un delito de "difamación" y "atentado contra la Administración Pública" el pasado mes de mayo. Un hombre al que todo represor teme todavía en Marruecos. Ali Anouzla ha hecho temblar los cimientos del reino del despotismo silencioso.

 

Diego García Maroto / @Diego_Athletic

Andrea Chantada Oubiña / @Astarte_3

Desarrollo en Drupal por Suomitech