GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

El desgobierno en la bolsa

Editorial
Economía
 
MARÍA LEON/ FERNAN GONZALEZ. Casi con total seguridad, las próximas elecciones generales se celebrarán dentro de tres meses. Durante ellos la Bolsa española se enfrenta a un período de inestabilidad e incertidumbre que, según los expertos, dificulta y mucho el crecimiento de la economía española. Pero, ¿hasta qué punto repercute la ausencia de gobierno en los mercados?
Miguel Jiménez Sierra, entrevistado esta semana por nuestro portal, aclara que no hay inestabilidad en la Bolsa. Los resultados electorales no dan pie a ello, pero unas nuevas elecciones sí lo podrían provocar.
El escenario político actual es inconcluso ante la necesidad de establecer pactos para formar gobierno. Desde diferentes grupos de presión se instan a los partidos a ceder posiciones y evitar, así, una mayor caída de los mercados. Argumento demagogo si tenemos en cuenta cómo reaccionó la Bolsa tras las diferentes citas electorales de la democracia española. Todas las resacas electorales, a excepción de una, provocaron una caída de los valores. En esta ocasión no iba a ser menos.
Se entiende que la incertidumbre política reactiva la aversión al riesgo y que las posibilidades de participación de Podemos en un gobierno son todavía elevadas, por lo que, en cierta manera, presentan consecuencias. Pero los mercados responden a las políticas establecidas desde la Unión Europea que, al final, es quien determina la dirección de la economía europea.
El miedo a una mayor caída de los mercados se utiliza como argumento de presión. Sin embargo, la situación financiera actual también es el resultado de un parón en el ritmo de crecimiento de la economía mundial, así como de la caída vertical de los precios de las materias primas y el petróleo.
De manera que, las dudas sobre el futuro español están presentes, pero no condicionan de manera fundamental los mercados. Durante las últimas elecciones hemos asistido a reproches mutuos entre partidos y, actualmente, presenciamos una falta de compromiso y acuerdos más que necesarios para la situación económica. El futuro de los mercados españoles está en manos de la UE, por lo que nuestros políticos deberán entenderse para mejorar nuestras condiciones económicas. Que nuestro país sea económicamente próspero.
 
Desarrollo en Drupal por Suomitech