GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

El bipartidismo andaluz “tocado” pero no hundido

Reportaje
Nacional
Susana Díaz tras conocer los resultados de las elecciones del 22 de marzo
Susana Díaz

La socialista Susana Díaz se alza con el título en los primeros comicios de un año repleto de citas electorales.

Los resultados de los comicios del pasado domingo se acercan a lo pronosticado en los sondeos e indican que la Comunidad andaluza es una región “conservadoramente” socialista. Una participación del 63 % concedió una amplia mayoría al partido que lleva más de treinta años al frente del gobierno andaluz.

Los andaluces quieren un cambio, pero no de 180 grados

Andalucía no cambia, el PSOE resiste el ascenso de los partidos emergentes.

Iñigo Errejón, representante de Podemos, afirmaba que “es un buen resultado pero insuficiente para que las cosas cambien”.

Por su parte, Albert Rivera ha afirmado que: ”España pide cambio, pero también diálogo” y se sitúa como la cuarta fuerza del parlamento andaluz obteniendo sus mejores resultados en Sevilla.

 

 

Las listas más votadas continúan siendo las de siempre, PSOE y PP, aunque parece que las mayorías absolutas han pasado a mejor vida y que la tendencia en las próximas citas electorales serán parlamentos fragmentados donde los partidos tendrán que consensuar sus propuestas y llegar a acuerdos.

Una victoria muy personal

Los 47 escaños obtenidos por el PSOE reafirman el gobierno de Susana Díaz. A pesar de ser la lista más votada, con más del 35 % de los votos, la socialista no alcanza los 55 escaños para alzarse con la esperada mayoría absoluta.

Pedro Sánchez asumió la victoria andaluza como “un triunfo del socialismo” a pesar de su escasas y puntual participación en la campaña de Díaz.

Susana Díaz se consolida como líder en el PSOE y como fuerte contrincante si se postulara a la dirección del partido de cara a unas futuras elecciones primarias.

El Partido Popular se desploma

El PP pierde 17 asientos en el hemiciclo. La derecha andaluza se desploma hasta límites insospechados, obteniendo 33 escaños, su peor resultado en 25 años.

Los motivos de este derrumbamiento podrían ser varios. El Partido Popular achaca los resultados al desgaste de gobernar en tiempos de crisis y llevar a cabo políticas de austeridad.

 

Aguirre: Juanma Moreno no ha podido superar el estigma de su nombramiento a dedo

 

Las reacciones en el partido no se han hecho esperar. La candidata a la alcaldía de Madrid, Esperanza Aguirre, afirmó esta semana que su partido “ha perdido las elecciones en Andalucía” y que a pesar de que Juan Manuel Moreno “ha hecho una excelente campaña y ha ganado los debates, posiblemente no ha podido superar el estigma de su nombramiento a dedo”.

 

Las declaraciones de Aguirre han provocado revuelo entre los populares, y Rajoy no ha tardado en responder. El presidente del Partido Popular ha afirmado que Moreno es “un gran líder” pero el momento elegido por Díaz para convocar las elecciones era complicado, ya que ha dejado poco margen a su candidato para darse a conocer en la región.

Moreno llegó a la cabeza del partido en Andalucía de la mano de Mariano Rajoy. El presidente del gobierno ha estado muy involucrado en toda la  campaña. Podría pensarse, que al estar la campaña tan marcada por la presencia del presidente del gobierno, el resultado haya sido “un castigo” a la política llevada a cabo por el ejecutivo a nivel nacional.

Se pueden realizar varias hipótesis sobre qué ha pasado con los 50 escaños obtenidos en 2012 por los populares. Lo primero que podemos pensar es que el centro derecha andaluz ha castigado al PP votando a Ciudadanos o absteniéndose. Otra posibilidad sería pensar que en los comicios de 2012 los populares recibieron “votos prestados” ante la mala gestión de la crisis económica de los socialistas. Un dato sorprendente es que en Cádiz, tradicionalmente territorio del PP,  la fuerza más votada ha sido Podemos.

El sociólogo Lorente Ferrer, ha afirmado que el 14, 8 % de los votantes del PP en 2012 han votado a Rivera, el 10 % de su electorado se ha abstenido, el 4, 5 % se ha decantado por el PSOE y el 4,1 % apostó por Podemos. La diseminación de los votos populares en tantas formaciones invita a la reflexión y pone en evidencia el descontento de los ciudadanos con los partidos tradicionales y con las medidas de ajuste del Gobierno.

Un hecho objetivo es que el Partido Popular se derrumba en el sur de España, aunque Aguirre afirma que sería un error extrapolar los resultados andaluces al resto de España.

Las sorpresas de la jornada electoral

La novedad de los resultados han sido la irrupción de Podemos y Ciudadanos en el Parlamento andaluz. Dos formaciones que se presentaban por primera vez a elecciones autonómicas y que han reunido casi al 25 % de los votantes.

Es evidente que el mapa político está cambiando. Los partidos de Pablo Iglesias y  Albert Rivera han entrado con fuerza en la política española y parece que han venido para quedarse, constituyendo la tercera y la cuarta fuerza política, respectivamente.

 

En su discurso la representante de Podemos, Teresa Rodríguez, se mostraba contenta por los resultados y ha asegurado que su partido es protagonista  “de la caída del bipartidismo” y que estos resultados demuestran que "hacer política está a la altura de la ciudadanía corriente”.

Hay partidos que llegan pisando fuerte y otros, como Izquierda Unida o UPD que se reducen a la mínima expresión. IU, que hasta ahora gobernaba en Andalucía en coalición con los socialistas, se ha quedado con cinco escaños, por lo que Susana Díaz no podrá contar con ellos para obtener la mayoría absoluta que reclamó a su electorado "para gobernar con estabilidad".

La corrupción no parece ser un problema

A pesar de perder 2.000 votos el PSOE se mantiene con 47 escaños y se queda a 8 asientos de la mayoría absoluta.

Los E.R.E de Andalucía o los cursos de formación fraudulentos no parecen haber supuesto un problema para que los socialistas arrasaran en las elecciones, ganando en todas las provincias excepto en Almería. Sin ir más lejos, esta semana la juez Mercedes Alaya ha ordenado la detención de 16 cargos de la Junta de Andalucía por el fraude de fondos públicos para cursos de formación, cuatro de ellos han sido puestos en libertad y los otros doce han pasado a disposición judicial.

Crisis en el partido magenta

El partido de Rosa Díez ha desaparecido del mapa. UPD ni siquiera logra formar grupo parlamentario propio.

La pérdida de más de 52.000 votos respecto a las elecciones de 2012 ha producido distintas reacciones entre los miembros del partido “magenta”.

Algunos como el candidato andaluz preferían poner “al mal tiempo, buena cara”. Martín de la Herrán colgaba en su perfil de Twitter una imagen con su equipo de campaña escribiendo un “Casi entramos” y agradeciendo el trabajo de su equipo.

El buen humor de Herrán dista bastante de los que consideran que la dirección del partido debe asumir responsabilidades. Como Lozano y Anchuelo que han dimitido, abandonando el Consejo de Dirección del partido.

Tras conocerse los resultados la presidenta del partido compareció ante los medios. Los periodistas esperaban que anunciara su dimisión. Sin embargo, lejos de asumir responsabilidades, Díez aprovechó la rueda de prensa para atrincherarse en la dirección de la formación que lidera. Su compañero de partido Toni Cantó calificaba como “decepcionante” la comparecencia de Díez tras conocerse el resultado electoral.

Rosa Díez ha defendido la estrategia de UPD y ha descartado unirse a Ciudadanos afirmando que se trata de una decisión fruto de la votación de los miembros de su partido.

¿Son los resultados andaluces extrapolables a las elecciones municipales de mayo?

Andalucía es una región muy extensa y con muchas particularidades, formada por una gran población rural. Por ello, cualquier intento de extrapolar los resultados de las elecciones del 22-M al territorio nacional podría estar más próximo al error que al acierto.

Sin embargo, lo que sí que parece una tendencia es que los partidos tradicionales se deshinchan y que las nuevas formaciones entran con fuerza y protagonizarán las próximas citas con las urnas.

El Partido Popular ha anunciado que se opondrá a la investidura de Díaz , lo que obligará al PSOE a pactar con Podemos o Ciudadanos. Un hecho determinante que marcará una tendencia de pactos de cara a los próximos comicios y donde la postura de Rivera podría condicionar sus posibles electores a nivel nacional.

Por ahora, Albert Rivera ha asegurado que no pactará con partidos que tengan cargos electos imputados por delitos de corrupción,  refiriéndose a Griñán y Chaves. Por su parte, Podemos guarda silencio. Habrá que esperar al mes de abril para conocer la configuración definitiva del gobierno de Susana Díaz. 
 
 

 
 
Desarrollo en Drupal por Suomitech