GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

“En nuestra escuela y en centros similares no existe el bullying”

Entrevista
Educación y Ciencia
Logotipo de la escuela "Semillas de Vida"
Uxue Urzelai (Ordizia, Gipuzkoa) es profesora y pedagoga. Durante el último año ha trabajado en la escuela alternativa “Semillas de Vida” en Huaraz, Perú. Recogemos sus vivencias en esta entrevista.

SARA ARRUABARRENA.- Uxue, acabas de volver de Perú después de haber pasado los últimos diez meses en el pueblo de Huaraz, trabajando en una escuela que emplea un sistema educativo diferente al que estamos acostumbrados. ¿Cuál fue el motivo por el que decidiste adentrarte en un proyecto como este?

UXUE URZELAI.- Llevaba bastante tiempo frustrada. Estudié Magisterio y después de terminar la carrera pasé cuatro años en los que no quería trabajar en el Sistema Nacional de Educación. A pesar de ese desencanto, tenía ganas de probar como profesora en una escuela en la que trabajasen diferente. El interés venía por conocer un sistema educativo que fuese alternativo. Me fui en busca de esa experiencia.

S.A.- Has nombrado la educación alternativa. La escuela en la que has estado trabajando, Semillas de Vida, ofrece un sistema educativo alternativo. ¿En qué consiste y por qué lo llamarías alternativo?

U.U.- Un sistema educativo alternativo o una escuela alternativa se llama de esta manera por el simple hecho de que es algo diferente a lo que hay establecido. Pero dentro de lo “alternativo” hay millones de modos diferentes de trabajar la Educación. En la escuela en la que hemos trabajado lo que más utilizamos es la pedagogía activa. Hay, por ejemplo, muchas escuelas centradas en pedagogos concretos como Montessori o Freire. En nuestra escuela también tenemos material Montessori, pero sobre todo utilizamos la pedagogía activa para el proceso de aprendizaje.

S.A.- ¿Qué es eso de la pedagogía activa?

U.U.- La pedagogía activa, en teoría, o al menos, lo que en principio se quiere conseguir es el no imponer al niño o niña qué proceso de aprendizaje debe seguir. Se cree que la misma persona sabe más o menos qué quiere aprender y lo elige en base al momento, la necesidad o el interés que tenga. La función que cumples tú como adulto es el de acompañante. Nosotros no somos profesores, nuestro trabajo se describe como “acompañamiento en procesos de aprendizaje”. Asumimos la función de ayudar a aquellas personas que están construyendo su propio proceso de aprendizaje.

S.A.- Viniendo de un sistema educativo como es el tradicional imagino que no será fácil tomar ese papel de acompañante más que de profesor. ¿Cómo se prepara uno para trabajar en un espacio como este?

U.U.- Cuando empiezas a trabajar en un sitio como este la sensación es un poco la de “que tengas suerte”. Puedes haber estudiado las diferentes teorías y saber bien cómo tiene que ser el acompañante, pero hasta estar allí no te preparas. Es cuando empiezas a trabajar cuando surgen nuevas situaciones y aprendes de la propia experiencia. Es un proceso y un trabajo vivencial. De hecho, una pedagogía como la activa en la que se dice que el proceso por el que pasa el niño o la niña es vivencial, en el que debe ver la practicidad de las cosas y aprender a través de las experiencias…pasa lo mismo con los acompañantes. Aprendemos a través de la experiencia. Como bien has dicho, venimos de un sistema en el que estamos acostumbrados a estar sentados, donde se usa mucho el castigo, lo que está bien, lo que está mal, estudiamos esto pero no lo otro, tenemos que callarnos, no expresarnos, no hacer caso cuando existe un problema, etc.

También creo que consiste en actuar en base a la lógica. Por ejemplo, si ha surgido un conflicto en un determinado momento no me sale decir “no hagáis caso”. Si existe un conflicto hay que prestarle atención porque si es un conflicto es importante.

S.A.- Esta escuela, Semillas de Vida, está en Perú. ¿Existen proyectos similares en España? Y, ¿en el País Vasco?

U.U.- En España hay muchos proyectos. Y en el País Vasco cada vez más. Hay muchas experiencias cerca de Pamplona como Tximeleta, Amalur, Bizitoki o la escuela de Lakabe. Además, el Gobierno Vasco ha admitido poner en marcha tres proyectos piloto en las escuelas de Zizurkil, Abaltzisketa e Itsasondo, donde están utilizando la pedagogía activa, están incorporando material Montessori y trabajando de una manera diferente, todo es multigrado, por ejemplo.

S.A.- ¿Qué les dirías a los padres y madres que están planteándose llevar a sus hijos e hijas a escuelas con un sistema educativo alternativo? ¿Por qué deberían hacerlo?

U.U.- Principalmente porque los niños y niñas se convierten en personas más humanas. Los niños y niñas que he conocido y que han pasado por escuelas de este tipo y que han recibido una educación similar en casa, el cual considero un dato importante, son unos cracks. Yo he visto a un niño de 8 años argumentando con una capacidad que no he encontrado en gente de 25 años. Son personas muy creativas y que siempre tienen interés por aprender.

S.A.- La percepción que tengo es que hay una desconfianza generalizada respecto a estos métodos de enseñanza alternativos. Me da la sensación de que muchos padres y madres ponen en duda los resultados que se puedan llegar a obtener con estos sistemas, como si con esa libertad en la que los niños y niñas son educados no aprendiesen lo mismo (en cantidad y calidad).

U.U.- Claro que es verdad que no se aprende lo mismo. Por ejemplo, si yo estoy en clase de “tejido” y de repente pasa algo, se crea un conflicto y veo que no lo están solucionando ellos mismos, paro la clase. Nos ponemos a hablar y vemos qué está pasando. Entiendo el miedo que pueda existir, es un miedo totalmente legítimo. Al fin y al cabo esto es reflejo de nuestras propias limitaciones. Pensamos que si no estudiamos los logaritmos puede haber consecuencias devastadoras. Pero, ¿qué es más importante, aprender a operar con logaritmos o saber solucionar los conflictos, como persona? Para mi tiene más valor aprender a solucionar los conflictos personales. En nuestra escuela y en centros similares no existe el bullyng ni situaciones parecidas.

También hay una cosa que no nos han enseñado. El concepto “niño” está muy estigmatizado. A un adulto se le suele decir “no te comportes como un niño” o a un niño o niña que le van a llevar a parvulitos. ¿Por qué está tan estigmatizada la capacidad de un niño? Si, en realidad, la capacidad que tenemos de aprender cosas es muy grande durante esos años y también el interés que tenemos por hacerlo. Vamos a darle confianza al niño, confiemos en que va a elegir bien y en que tu hijo es alguien que necesita acompañamiento pero que sabe lo que le interesa. Gracias a esta confianza ves cómo esos niños y niñas se interesan por algo en concreto y llegan hasta el final: cómo les interesa ese tema de tal manera que con los recursos, la ayuda y la motivación que les puedes aportar y su propia motivación siguen y siguen y el primer tema les lleva a otro y este último a otro y nunca dejan de aprender. Es un tema de confianza, una vez más.

Desarrollo en Drupal por Suomitech