GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Un primero de mayo marcado por los recortes y el paro

Opinión
Economía
Calles de Madrid abarrotadas por la marcha.Fuente www.que.es
Miles de personas se han agrupado por las calles de sus comunidades con el fin de,una vez más, denunciar las políticas económicas adoptadas por el Gobierno. Pese a ser principio de puente y con amenaza de lluvia, este primero de mayo (un Día del trabajo con la tasa más alta de paro) ha tenido una fuerte repercusión, ya que han acudido un mayor número de personas en comparación a otras manifestaciones que abordaban la misma cuestión.

El desempleo español tiene unas cifras a día de hoy de 6,2 millones de personas que se encuentran sin trabajo y una tasa de paro mayor del 27%. En la Comunidad de Madrid, la manifestación principal de este Día Internacional del Trabajo ha sido apoyada por más de 50.000 manifestantes, según UGT y CCOO (los sindicatos de trabajadores que han organizado la reunión). Pero no solo en Madrid han tenido lugar este tipo de marchas, sino que ha sido cosa de todo el territorio nacional. Da igual dónde tuviese presencia la manifestación, ya que en todos lados se podían escuchar himnos, mensajes, gritos contra las políticas del Gobierno, la banca, los empresarios y, por supuesto, la monarquía. Además el lema en todas las marchas ha sido: "No tienen límites. Lucha por tus derechos".

El Día Internacional de los Trabajadores nos hace recordar la lucha por conquistar este derecho que tuvieron que hacer los participantes del movimiento obrero. Poco a poco se fueron logrando pequeños triunfos para los trabajadores, como las 40 horas laborables a la semana, los convenios colectivos, los juicios por despido improcedente o las bajas por enfermedad. Pero muchos de estos avances o logros se han ido perdiendo en los últimos años debido a la crisis económica que lleva algo más de 5 años azotando nuestro país. En consecuencia, ningún sector se ha salvado de ser perjudicado por la crisis, como el de la construcción, el público, el transporte aéreo, la banca, la alimentación, el textil, el comercio, las telecomunicaciones, la hostelería o el sector de autoempleo. Solo unos pocos han esquivado el decrecimiento económico, como por ejemplo la informática.

Haciendo un breve repaso, a lo largo de la crisis que nuestro país está sufriendo, se han llevado a cabo tres reformas laborales, dos realizadas por el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y una por el actual presidente Mariano Rajoy. Pero, por muchas reformas que se hagan, está claro que hay algo mal. No se están haciendo bien las cosas o no se está ahorrando dinero de donde se debería. Es lógico que los efectos de estas medidas se perciban a largo plazo, pero ni siquiera se ven unos previos y pequeños beneficios asomándose al otro lado de la gran montaña que tenemos que escalar aún. Pero no por el hecho de que estas medidas tengan sus frutos a largo plazo van a estar disculpadas. Las familias que están siendo desahuciadas, o las personas que cada día son despedidas de sus trabajos, no tienen ningún "largo plazo" para poder pagar la hipoteca de sus casas o alimentar a sus familias. Si el Gobierno puede pedir paciencia a los españoles, entonces, el pueblo está en su derecho de hacer lo mismo. Que este grupo de "entendidos" y "capacitados" que gobiernan nuestro país, sean más pacientes a la hora de establecer medidas contra las familias que no pueden pagar o contra los trabajadores que se les echa de sus puestos de trabajo de manera más barata.

Desarrollo en Drupal por Suomitech