GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Oxford quiere ser humilde

Opinión
Educación
Vista de la Universidad de Oxford
Universidad de Oxford. Fuente: Study Languages
La prestigiosa universidad inglesa de Oxford dejará de pedir un magno aval económico para aquellos alumnos que decidan estudiar en su campus. Evitarán así discriminar a las personas que cuenten con menos recursos económicos.

Para lograr una plaza en esta elitista universidad no solo bastaba con tener una excelente nota de selectividad y perfecto expediente académico, también era necesario un amplio colchón económico que demostrase que sus estudiantes además de listos eran ricos. La arcaica y clásica universidad quería evitarse estudiantes brillantes pero poco pudientes. 

La realidad vence a la tradición y, por fin, este centro se está adaptando a los tiempos que corren. Prueba de ello es la revisión de los métodos utilizados para la admisión de estudiantes, una medida que llega tarde para los miles de alumnos que se han quedado a las puertas de esta universidad por contar con un excelente expediente académico, pero no tan excelente cuenta bancaria.

Todo ello ha sido conocido gracias a las declaraciones de un alumno, Damien Shannon, quien denunció a la escuela de Oxford, Saint Hugh’s, por escoger a sus estudiantes en base a su fortuna. Quién sabe si lo que pretendían era prepararles para la vida, donde un buen cheque puede evitar numerosos quebraderos de cabeza; y si no que se lo pregunten a los estudiantes que sí pasaron este ingreso, tras demostrar que poseían la insignificante suma de 15.130 € para cubrir los gastos externos a la matrícula. Esta calderilla no es, sin embargo, el único requisito para entrar en la famosa universidad: es necesario saber remar, sí, es algo que se hace imprescindible para participar en uno de sus rituales más aclamados y relevantes: la regata de Oxford contra Cambridge, lo que viene siendo un Madrid-Barça en España.

Comedor Oxford
Comedor de Oxford

 Esta espléndida carrera es toda una tradición desde que allá por el año 1856 los estresados estudiantes encontrasen una manera de relajarse y luchar contra su enemigo más feroz: la universidad de Cambridge. Pese al empeño de los estudiantes, Oxford pierde en el cómputo global de carreras con 76 victorias frente a las 81 de Cambridge. No sería de extrañar que en el próximo proceso de admisión solicitaran una prueba física para fichar buenos remeros que les aseguren un triunfo. Quién sabe, quizás el olvidar el criterio económico viene dado por esta razón…

Y es que la universidad vive tiempos de cambios, pues también se ha modificado el exigente "dress code" que obligaba a alumnos a asistir de etiqueta a los exámenes y seminarios. Las chicas debían vestir falda, medias negras, camisa blanca y un lazo negro en el cuello, o de lo contrario serían expulsadas de las clases, e incluso se les abría un expediente disciplinario. El término "elitista” cobra un nuevo significado cuando se trata de esta universidad, que no permitía otra vestimenta para los varones que pantalones negros, camisa, pajarita blanca y zapatos resplandecientes. 

Alumnos con toga

Pero esto no es lo más alarmante, pues se les exigía, dejando de lado la vergüenza que esto les pudiese producir, acudir con toga a los exámenes. No está mal solicitar unos mínimos cánones de vestuario, pero ¡¿toga?!. Lo que parece propio sólo de la foto de graduados, y de la antigua Grecia, era de hecho la vestimenta requerida si se quería asistir a un examen. Sin duda algo positivo pueden sacar de este cambio, y es que se podrán ahorrar un dineral en demandas por tropiezos causados por la toga, dinero que, dicho sea de paso, pueden invertir en becas para estudiantes que realmente lo merezcan, y que no pueden estudiar en sus prohibitivas instalaciones.

Así que todo aquel que desee almorzar en el comedor donde lo hacía Harry Potter o acudir a las clases en las que el mismísimo Príncipe William, marido de Kate Middleton y futuro rey de Inglaterra, no fue aceptado, ya no necesitará demostrar que es un Rockefeller para disfrutar de una enseñanza "very british".

Si te interesan los temas de educación, en especial la universidad, no dejes de leer este reportaje: "Desciende por primera vez el alumnado de máster"

Comentarios

FERNANDO GARCIA MARTIN

Pues menos mal que quiere ser humilde... Hace unos días leí una iniciativa de la misma universidad que impartía cursos online gratuitos, pero vamos, creo que cualquiera que consiga matricula en Oxford sabe que, a parte de una educación de calidad, saldra con un nombre muy importante en su curriculum.

Además, el estudio por relaciones sociales esta a la orden del día, y no es de extrañar que si cursas estudios en estas prestigiosas universidades acabes sentado al lado de algun futuro primer ministro, asi que... ¡A estudiar y ahorrar mucho!

Desarrollo en Drupal por Suomitech