GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

María del Carmen Arnedo: "A nosotros nos echan de nuestras casas sin ninguna contemplación"

Entrevista
Nacional
Campaña de Escrache de la PAH
Campaña de Escrache de la PAH. Fuente: Irene Castro
Hablamos con Mari Carmen Arnedo Rico, madrileña de 62 años, que en 2004 avaló a su hijo en la compra de su piso y al quedarse éste en paro sufrió la avalancha burocrática que supone descubrir la letra pequeña y abusiva del contrato hipotecario. Activista de la PAH desde 2010, nos muestra sus impresiones tras el rechazo del texto íntegro de la ILP.

Ayer,  jueves 18 de abril, se guardó un minuto de silencio a las puertas del congreso.  A las puertas es bastante simbólico, porque quien dice a las puertas,  dice en el perímetro cercado por las barreras y antidisturbios. La lacra de los desahucios no cesa  en su empeño por destrozar vidas, y dentro del congreso, ese mismo día, el Partido Popular aprobaba en solitario su versión del texto “pactado por y para los poderes financieros” desestimando el alquiler social y la dación en pago impulsada por más de 1.5 millones de ciudadanos. La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) lleva ya desde 2008 en activo, pugnando por humanizar esta lacra. Tras la caída de la ILP, que pasará a votación en su versión seccionada en el senado dentro de dos meses, tras una polémica campaña de escraches, es evidente que la asociación debe plantearse qué medidas tomar.

Pregunta: ¿Cómo te pusiste en contacto con la PAH?

Respuesta: Mi punto de referencia fue la calle Bocángel (sede central de plataforma en Madrid). Mi piso me lo habían quitado en Alcorcón, aunque la asesoría jurídica la encontré en Madrid. Cuando se quedaron con nuestros dos pisos (el aval y el de mi hijo) me ayudó mucho el grupo de Scouts del barrio, con los que tenemos mucha confianza, y ellos me dijeron que existía.

Me ayudaron muchísimo, tanto en Móstoles con la acción ante el banco, como en Alcorcón y ahora colaboro con ellos.  Me reparto, los lunes en Alcorcón,  los miércoles en Móstoles, los jueves tenemos un gabinete de asesoría jurídica y los viernes en la asamblea de mi barrio.

P: ¿Cuáles son los objetivos de la plataforma?

R: Buscamos que cambien la ley, que todos los afectados de manera retrospectiva seamos escuchados, tengamos acceso a un alquiler social y que no se nos quede la deuda de por vida. Porque con las pequeñas reformas que están haciendo ahora, la mayoría de las personas nos quedamos fuera. Y por eso hay que luchar y luchar, para no contentarnos con las migajas. La ley que tenemos ahora mismo es nefasta, es inhumana, con la cual nos hemos quedado sin casa muchas, muchísimas, personas.

(Tenemos que hacer una pausa porque se pone a llorar, pide perdón varias veces.)

P: ¿Qué te motivó a unirte a la plataforma?

R: Mi hijo se compró un piso de 110.000, y nosotros le avalamos. Dejó sin pagar un año y pico porque se quedó en el paro, y por 58.000 se quedaron con mi piso, situado en una zona privilegiada de Alcorcón y con el de mi hijo. Y además me quedaba con la deuda. Gracias a la ayuda de la plataforma conseguí deshacerme de la deuda. Ahora mismo estoy luchando por los intereses en un juzgado, que son leoninos. El problema es que ningún abogado de oficio quiere hacerse con el caso,  puesto que en el primer juicio le dieron la razón al banco. Pero yo voy a apelar, a la Unión Europea voy a apelar, si hace falta.

P: ¿Era usted completamente consciente de lo que firmaba?

R: Para nada. Puedes decirlo con todas las letras. El banco CajaMar me engañó completamente. De hecho, yo pensaba que simplemente iba a ser avalista durante diez años, además resulta que el que era por entonces mi cuñado era el director del banco, y pensábamos que nos lo había hecho súper bien, hasta que mis abogados de la plataforma me confirmaron que no, que no era un aval, si no que yo me metía entera en la hipoteca con esa acción. Que estaba igual de pringada que mi hijo. De hecho, el abogado de la PAH, Rafa Mayoral me leyó la hipoteca y me dijo: esto está hecho con una mala hostia…

Paralización de un deshaucio en Madrid. Fuente: Jairo Vargas

P: ¿Cómo cooperáis en el proceso de evitar un desahucio?

R: A ver, depende de si es mi asamblea o no. Si es nuestra, siempre se le brinda ayuda desde el principio,  se le deja explicar el caso , nuestros abogados estudian los asuntos legales, reciben acompañamiento y asesoría en todos los ámbitos. Si es de otra asamblea, nos avisan que hay un desahucio a las diez en tal sitio, nos presentamos allí sobre las siete y media de la mañana, sabes que  tenemos que entrar antes de que lleguen las lecheras y todo para que podamos estar con las personas, desde fuera, en su casa.

P: ¿Es efectivo?

R: Sí, nosotros paramos desahucios. Yo a los que he ido, siempre, siempre los hemos parado. Yo no soy la encargada de mediar con la comisión ni con los agentes, para eso en la asamblea tenemos a personas preparadísimas. Menos en dos casos concretos, en los que habían tirado un poco la toalla, y éramos pocos allí -me tuve que saltar todo el tema agentes para estar con ellos- y aún así el cerrajero cambió la cerradura.

P: Transmítenos un poco la sensación del proceso de desahucio.

R: Sobre todo mucha rabia, pero también unidad. A ver, entre los policías siempre hay de todo, se nota mucho la diferencia entre la local, y la nacional, que se ponen su semblante serio, de ni ver ni oír,-a veces ni se quitan los cascos- y por mucho que les digas, que hay niños, pues ni se inmutan. En fin, nosotros vamos a estar allí, a dar apoyo a las personas y si hay que hacer ruido, pues se hace.

P: ¿El escrache es violencia?

R: La campaña de escrache es un producto de la desesperación. Existe una injusticia muy grande y tiene que ser difundida, y por eso lucho. Yo con mucho sacrificio me compré mi piso para casarme, y por 60.000 euros me lo han quitado. Sé que no se pueden poner en mi pecho.

Ada Colau y representantes de la  PAH son expulsados tras interrumpir el congreso. Fuente: elpais.com

P: ¿Qué les pedían a los políticos cuando iban a sus casas?

R: Mira, como ya le han dado al botón rojo –nosotros íbamos a explicarles lo que significaba que le dieran al verde- ya sólo les pido que no pasen ni ellos ni su familia lo que estamos pasando, entonces ya verían. Que estas familias como están montadas en el dólar y nunca les va a pasar eso, pues no se van a poner en nuestro lugar. Nosotros vivimos del sueldo, y si no lo tenemos no tenemos nada. Que no pagamos porque no podemos, no porque no queramos.

P: ¿Y a quién dice que las medidas de la ILP provocarían que se dejasen de pagar las mensualidades de las hipotecas?

R: ¿Pero qué dice el señor este? ¿Pero quién quiere que le echen a la calle? ¿Quién? Es que precisamente, cuando uno se metió en eso sí que podía. Que recapaciten. Que no es que no queramos pagar, es que no podemos. Que cambien la ley. Que te llega una carta y te cambia la vida. Te la destroza.

 

 

Vídeo de la campaña de #deafectadoadiputado. Fuente:PAHmadrid

P: ¿Qué opina sobre las declaraciones políticas sobre sus afinidades etarras o nazis?

 R: Yo no he estado nunca en la política. Siempre he estado en mi mundo, con mi hijo y con mi marido, y ahora que estoy en mi caso, la política llamó a mi puerta, cuando me la quitaban. Y hay cosas que no se pueden decir. Porque no es así. A nosotros nos echan de nuestras casas sin ninguna contemplación. Ellos dicen que sus hijos están en casa, pero es que también nuestros niños están en casa y viene la policía a echarles, y ellos ven toda la violencia de la ejecución hipotecaria, la sufren , y eso no son pegatinas, y eso no son cuatro gritos en un megáfono, es toda una desesperación.

P: Ahora la PAH va a retirar la ILP. ¿Se sienten traicionados?

R: Sabíamos que no iban a estar con nosotros. Por desgracia no saben de lo que hablan. Han cogido algo popular, nuestras propuestas, nuestro trabajo, nuestras ilusiones, nuestra desgracia y se lo han hecho a su manera. Y no lo vamos a tolerar. Tenía ese puntito de luz, que pensaba que iba a ser retroactivo, y que iba a poder volver (desespera, se emociona) pero veo que no lo voy a poder recuperar. Porque la ley la están haciendo a su medida y con beneficio de los bancos. Ellos mismos. Son ellos los que están haciendo estas cosas, estoy destrozada. Tengo tres hijos de los cuales dos están en el paro y sin casa, y así hay miles, miles de personas.

 

 

Declaraciones de MariCarmen Arnedo. Vía Goear

P: Entonces la ILP…

R: ¿Qué? Eso es lo que yo me pregunto. Quieren hundir  a las familias, a los que luchan, pero en la vida lo van a conseguir, en la vida.

El problema es que la gente se está quemando, como vemos que estamos dando palos de ciego, pero no se consigue nada, damos pasitos de hormiga, y mira que nos pasamos tiempo, viendo como intentábamos rellenar hojas y hojas. Y se limpian el trasero con las firmas, porque no quieren cambiar la ley.

P: Ahora la PAH entráis en otra fase ¿hacia dónde vais a avanzar?

R: Tendremos que analizar todo nuestro trabajo y planteárnoslo. Lo que tenemos claro es que no va a parar. Cada día vienen más afectadas a exponer su caso, y eso que la plataforma existe desde 2008. Es muy importante la ayuda humana que se ofrece, hay gente muy competente. Está plagado de casos. Cincuenta personas que se reúnen, no se puede hacer más porque es el gobierno el que no hace, pero aquí somos muchísimos, y así vamos a seguir.

P: ¿Las medidas aprobadas por el gobierno surtirán efecto real?

R: Para nada, están muy mal. Han seleccionado una serie de casos concretos, pero en esos casos no estamos todos. Y nosotros, tras desahuciarnos, tenemos que seguir para adelante, y no hay salida. Conseguir un piso del IVIMA, está complicadísimo, la asistente social ya me desanimaba, para que no echara la solicitud. Aún estamos buscando ese alquiler social prometido por la junta  y no lo encontramos. Nadie sabe dónde están esos pisos. La historia es esa, te hunden la vida porque no puedes pagar y te dejan con una deuda de por vida. Y encima si sales a luchar, a pedir, te insultan y te multan. A mí porque me arropa muchísimo mi plataforma, estoy convencidísima de su utilidad, pero la lucha es dura, y el desahucio, el proceso, es un calvario.

P: Los deshaucios matan…

R: Las hipotecas matan. En Alcorcón tenemos una afectada que se ha suicidado. Suicidado. Y ha dejado a una hija en silla de ruedas. Imagínate cómo ha sufrido esa madre que la ha cuidado desde que nació, y ahora la ha dejado, con 20 años. Eso es sufrimiento, y no que te pongan una pegatina en un portal.

No nos escuchan y nos duele. A mi me llegó una carta, que subastaban los dos pisos, y me dejaron en la calle, a mí y a mi hijo. Con 400 euros de pensión y toda una vida. Te lo arrebatan. Y los jueces les dan la razón a los que te han engañado. Todos están con los que te han engañado. Y no tenemos nada. Pero tenemos que seguir luchando. Nosotros seguiremos allí haciendo ruido porque tienen que razonar. Tienen que mirar para atrás, tienen que ver que están echando a gente a la calle. Tienen algo tuyo, en mi caso  yo era avalista, yo no me había quedado con nada. Somos personas humanas, víctimas. Y no nos quitarán la dignidad. Eso nunca.

Comentarios

Todo esto es una terrible injusticia, los gobiernos desde hace unos días se echan flores con nuevas leyes que protegen a las familias, pero no ayudan ni la mitad de lo que deberían ayudar. 

Se olvidan muchas veces del factor humano, y que el dinero deberia valer menos que la vida de una persona, porque son sus vidas las que se destrozan por una situación, que en la mayoría de los casos no es culpa suya, más bien de una mala administración de gobierno. 

¿Cuántos más testimonios como este vamos a tener que leer, escuchar y ver? ¿Cuántos más les hacen falta para que los remordimientos maten de culpabilidad a los responsable? 

Desarrollo en Drupal por Suomitech