GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Las televisión pública está en peligro

Reportaje
Nacional
La disminución de las subvenciones y de la financiación procedente de la publicidad ha arruinado el modelo de televisiones regionales

La crisis económica iniciada en el año 2008 supuso la recesión para numerosos sectores del mundo laboral español. El mundo audiovisual, en especial las televisiones públicas autonómicas, han sido sacudidas por esta crisis, provocando notables consecuencias en ellas.

La primera televisión pública española fue TVE (Televisión Española) nacida en 1956. Casi 20 años después aparece ETB (Euskal Telebisa) en el 1982. A partir de ese momento comienzan a surgir muchas más televisiones públicas autonómicas como TV3 (Televisió de Catalunya) en el 1983, o Canal sur y Telemadrid, ambas creadas en el año 1989.

FUNCIONES DE LAS TELEVISIONES PÚBLICAS AUTONÓMICAS

Las televisiones públicas nacen con el objetivo de funcionar como un servicio público que difunda y promueva la cultura, las tradiciones y la lengua de la comunidad. También tienen como objetivo mostrar la realidad social y política, y ser motor de la industria audiovisual e innovación autonómica.

Servicio público: las televisiones públicas autonómicas funcionan como un servicio público encargado de difundir información, educación, cultura y entretenimiento. Al ser un servicio público también tienen como función mostrar la realidad social.

Estimuladora de las autonomías: otro de los papeles que tienen las televisiones públicas autonómicas es dinamizar las autonomías, es decir, mostrar la cultura propia de cada territorio, su patrimonio cultural y social, y promover la lengua propia de cada comunidad. 

Promotora del tejido industrial: las TPA’s (televisión pública autonómica) pueden promover el tejido industrial emitiendo publicidad y también pueden hacerlo con programas o contenidos que promuevan servicios y productos de las empresas locales.  

Impulsora de la industria audiovisual: Las TPA’s contribuyen en gran medida a la industria audiovisual española. Hay registradas 600 productoras audiovisuales que facturan más de 200 millones de euros y dan empleo a casi 13.000 personas

COSTES Y SUBVENCIONES

La Televisión Pública Autonómica surgió cuando había una escasa industria audiovisual, por lo tanto tuvieron que trabajar a lo largo de toda la cadena de valor, es decir, tuvieron que hacerse cargo tanto de la producción de los contenidos que emitían como de la emisión de la señal. 

Debido a la reducción de ingresos privados y a la reducción de la subvenciones publicas, las TPA´s han tenido que reducir los costes de producción tratando de no empeorar la calidad de los contenidos y la calidad audiovisual. 

Las subvenciones que reciben las TPA´s, respecto al PIB, están por debajo de la media de las televisiones públicas de otros países europeos.  

SUBVENCIÓN/PIB

 

Según el Instituto de Estadística Autonómico, el coste por habitante al año que supone para un español la televisión pública autonómica es de 30 euros. El coste por habitante al año que supone de media para los europeos es de 42,4 euros. Por lo tanto, podemos apreciar que el coste por habitante en España de la televisión pública es inferior a la media europea.  

¿CÓMO SE FINANCIAN LAS TPA'S?

El modelo de financiación de televisiones autonómicas se basa en un sistema mixto que se constituye por una parte de inversión pública, es decir, subvenciones de los gobiernos autonómicos por funcionar como un servicio público, y por otra parte se financia gracias a ingresos publicitarios privados.

El presupuesto del 2014 para Radio Televisión de Andalucía (RTVA) ascendendió a 163.701.867 euros.

El grupo RTVM, formado por Telemadrid, laOtra y Onda Madrid, ha contado para este año 2014 con un presupuesto de 80,3 millones de euros. El coste de Telemadrid para el Gobierno representó para este año una bajada del 43,6 por ciento respecto a 2012. Por otro lado, los 10,4 millones de euros restantes proceden de la publicidad. 

El presupuesto de la Compañía Radio Televisión de Galicia (CRTVG) para 2014 se sitúa en 99,4 millones de euros, lo que significa un 4,24% menos que en el pasado año.

Radio Televisión de Castilla-La Mancha situó su presupuesto para 2014 en 36 millones de euros.  

CAUSAS DE LAS CRISIS DE LAS TPA'S

Debido a la crisis económica iniciada en el año 2008 y a la mala gestión, las televisiones públicas autonómicas se ven inmersas en una profunda crisis.

 

 

Los ingresos que provienen de la publicidad han bajado en los últimos años notablemente. Como consecuencia de esto, la calidad de los contenidos de los programas de las TPA’s es cada vez más deficiente, lo que produce una huida de la audiencia. Y como una pescadilla que se muerde la cola, el abandono de la audiencia hace que cada vez sean menos los anunciantes que se interesan por publicitar sus productos en las cadenas de televisión autonómicas. 

Además, como ya se ha mencionado anteriormente, las TPA’s suponen un gran desembolso por parte del Estado. Ante esta situación, en el año 2010 se modifica la Ley General de la Comunicación Audiovisual con el objetivo de facilitar el camino de la privatización. Según se publicó en el BOE del 01/04/2010, esta nueva ley pretende:

“flexibilizar los modos de gestión de los canales públicos de televisión autonómica permitiendo que las comunidades autónomas puedan elegir entre la gestión directa, la gestión indirecta u otras modalidades de colaboración público-privadas”

 

Otra causa más para la crisis de las TPA’s es su mala gestión. Durante muchos años las TPA’s se han gastado grandes cantidades de dinero en cubrir eventos de primer nivel, por ejemplo, TV3, IB3 Y Canal9 adquirieron los derechos de emisión de la Fórmula 1, mientras que otras cadenas privadas como La Sexta ya emitían el evento. Resumiendo, los habitantes de esas Comunidades Autónomas podían ver el mismo contenido en dos canales diferentes, lo que supone una innecesaria duplicidad de contenidos. 

 

 

Por último, la fragmentación de la oferta de televisión y la introducción de numerosos canales temáticos repercute negativamente en las televisiones autonómicas públicas.  

TELEMADRID, ¿UNA TELEVISIÓN PARA TODOS?

Telemadrid es el canal de televisión autonómico de la Comunidad de Madrid, fue creado en el 1989, mismo año en el que surgieron otros canales autonómicos como Canal Sur. Desde el comienzo de sus emisiones predominan programas informativos con contenido dirigido hacia la población de la comunidad de Madrid.  Además de la cadena de televisión, el Ente Público RadioTelevisión Madrid engloba también el canal televisivo laOtra y el canal de radio Onda Madrid. 

El canal de Telemadrid no solo se veía en la comunidad de Madrid, también era posible visualizarlo en Castilla León, Castilla La Mancha, Aragón y Cantabria, hasta que en 2010 se cerró el repetidor de Navacerrada suspendiendo la emisión a estas comunidades. 

Antes de que comenzase la crisis económica que afectó a numerosas cadenas de televisión y a otros sectores, la cadena comenzó su propia crisis. En el 2003, cuando Manuel Soriano ocupó el puesto de director de Telemadrid, se comenzó a transformar la redacción de los informativos, se empezaron a no renovar contratos, a obligar el traslado de periodistas a otros puestos de trabajo fuera del suyo habitual. También se dieron sustituciones de unos periodistas por otros elegidos por el propio equipo de dirección “a dedo”. Los contenidos programados parecían no encajar con los intereses de la población madrileña, por lo que fueron un total fracaso. La falta de pluralidad y una información sesgada ayudó a que la crisis de Telemadrid aumentase.

Debido a la crisis que Telemadrid estaba viviendo, un grupo de trabajadores de la cadena decidieron crear en el año 2006 una plataforma de defensa de la televisión pública de la comunidad de Madrid. Esta plataforma llamada Salvemos Telemadrid nace con el objetivo de poder ofrecer información de calidad, contrastada y rigurosa; además de luchar por sus derechos como trabajadores. El 21 de noviembre de 2006 la plataforma Salvemos Telemadrid convocó una rueda de prensa para denunciar la situación de la cadena: manipulación, mala gestión, y deseo por mostrar contenidos de calidad en su programación. El 5 de diciembre de 2006 organizaron una huelga que se cumplió con total éxito. Sus acciones no se quedaron ahí, y decidieron acudir al

Parlamento Europeo el 27 de marzo de 2007 para defender su denuncia por la sistemática vulneración de los derechos fundamentales de expresión y de información que estaba llevando a cabo en aquel momento la Dirección de la cadena.  

Esta mala situación continuó en los siguientes años, e incluso empeoró cuando en 2013 el consejo de administración de Telemadrid aprobó el expediente de regulación de empleo. Como consecuencia de esta decisión 860 trabajadores perdieron su trabajo, reduciéndose así la plantilla a 300 personas. 

Tras este fatal hecho, la plataforma Salvemos Telemadrid inició nuevas protestas contra estos despidos, denunciándolos ante el Tribunal superior de justicia de Madrid. El tribunal declaró que se trataban de despidos improcedentes, pero no obligaron a Telemadrid a la readmisión de los trabajadores. Por ello, Salvemos Telemadrid continuaron con sus denuncias, esta vez ante el Tribunal Supremo. El Tribunal Supremo finalmente acordó el 23 de marzo del 2014 declarar improcedente el ERE de la cadena madrileña. Tampoco se obligó a la empresa a readmitir a los trabajadores, pero sí a aumentar las indemnizaciones de estos. 

Como otras muchas cadenas públicas autonómicas, Telemadrid sigue viviendo a día de hoy una situación compleja. Los pasillos de los edificios de Telemadrid parecen desiertos en los que únicamente se escucha la respiración de uno mismo, o de vez en cuando un saludo de alguna persona con la que casualmente te puedes cruzar. La mitad de los platós están sin usar, vacíos. Se pueden ver los fantasmas de los periodistas que un día presentaron programas tan conocidos como Madrid Directo, y que a día de hoy son solo un recuerdo más. Grandes salas acondicionadas para la preparación de materiales y escenarios están totalmente desocupadas, limpias; salas que hace unos años estaban llenas de trabajadores que construían decorado y escenografía, salas en las que una vez más solo es posible respirar silencio. 

Telemadrid lleva muchos años pasando por esta crisis, pero tiene la suerte de permanecer aún en la ristra de canales cuando encendemos nuestras televisiones. Otros, como Canal Nou no han tenido la misma suerte. 

Javier Iranzo analizó la crisis económica que sufrió Telemadrid hace siete años:

 

 

¿Es imposible entonces conseguir la sostenibilidad y reconstruir las TP´s, con contenidos de calidad, información contrastada, debates plurales y programas que velen por la cultura y entretenimiento de la población? 

Para más información sobre el tema, piche aquí

Desarrollo en Drupal por Suomitech