GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

La nanotecnología es el presente

Opinión
Ciencia
Estructuras de la nanotecnología
Estructuras microscópicas de la nanotecnología
La nanotecnología tiene posibilidades ilimitadas pero la mayoría de la población sería incapaz de dar una definición de ella. El conocimiento de estas estructuras es clave para vislumbrar el futuro no solo de la ciencia sino también de la vida cotidiana pues ya está presente en cremas, lavadoras e incluso en la ropa de deporte como método para eliminar el sudor.

La nanotecnología ha dejado de ser un ingrediente de la ciencia ficción para copar los titulares cuando se trata de hablar sobre descubrimientos que puedan reportar grandes beneficios a las empresas. Pero ¿ya está aquí la nanotecnología? ¿o es algo que solo disfrutarán nuestros bisnietos? Está haciéndose un hueco poco a poco. La pasta de dientes, las cremas solares, los electrodomésticos o las pinturas ya tienen nanoestructuras. Como todo nuevo avance en la ciencia tiene sus detractores, algunos defienden que aún es pronto para adoptar sin reservas la nanotecnología porque no conocemos si es perjudicial para el organismo humano o el medio ambiente. Los ecologistas se tiran de los pelos advirtiendo sobre lo ignorantes que somos en esta materia y, por una vez, no tienen que luchar para convencer a los gobiernos y a las instituciones de esos posibles peligros ya que informes de la Unión Europea y de Naciones Unidas les dan la razón. Marie Curie y su marido dedicaron su vida a estudiar la radioactividad pero ninguno de los dos supo jamás cuáles eran los efectos nocivos de las radiaciones. Esto no quiere decir que optemos por el rechazo a la nanotecnología, simplemente debemos plantearnos una duda razonable. Es por ello normal que a menudo nos venga a la cabeza la pregunta de si la nanotecnología sea segura.

La razón por la que están siendo cautelosos con la nanociencia es el miedo al rechazo público, pero si de algo están seguros, es de las enormes posibilidades que tiene poder controlar la materia a unas escalas de millonésimas de milímetro, crear estructuras tan pequeñas que el ojo no podría detectarlas.

Como vemos, las nanoestructuras se encuentran cada vez más presentes en nuestra vida cotidiana: ventanas, raquetas de tenis... Según el Informe Anual de las Naciones Unidas sobre medio ambiente de 2006, la nanotecnología es un "desafío emergente con un enorme potencial para generar beneficios sociales, económicos y medioambientales". La parte negativa del estudio, si se puede decir así, sería que aún se desconoce el impacto medioambiental del desarrollo de esta tecnología vanguardista. Es quizás lo que pueda echar un poco para atrás a los escépticos ante la nanotecnología y a lo que se aferran sus detractores. Lo que está claro es que el desarrollo de estos avances podrían suponer un importante empujón a la ciencia y a la industria en general, sobre todo en un contexto de expectación en cuanto a la cantidad de recursos naturales disponibles de aquí a un período no muy amplio de tiempo en un mundo superpoblado. Esto podría suponer un desahogo ante estas preocupaciones.

               Partículas de nanotecnología

              Nanotecnología

Por otro lado, se investiga también si esta nanotecnología podría suponer algún tipo de daño al organismo ya que las partículas con las que se trabaja son demasiado pequeñas como para ser detectadas por el organismo y podrían alojarse en regiones de órganos vitales como el cerebro. Para evitar esto, la investigación en nanomedicina trata de estudiar el comportamiento de estas partículas en el organismo y si suponen algún tipo de daño al mismo.

¿Estará la investigación española a la cabeza de estos proyectos? No, habría mucho que cambiar antes de alcanzar un objetivo así. Los recortes en I+D+I complican la labor de los profesionales e impiden que las buenas infraestructuras del país y la sólida preparación deriven en beneficios y éxitos, que al fin y al cabo es lo que cuenta en las estadísticas de los gobiernos. El futuro de la nanociencia pasa por la formación, no solo en las universidades, sino en la enseñanza primaria y secundaria.

Concluimos, entonces, que la nanotecnología está suponiendo un importante avance en el terreno científico y tecnológico. Se trata de una tecnología aún en fase de estudio, por lo que no es de extrañar que aún cuente con detractores que temen sobre los efectos de estos avances sobre el ser humano y el medio ambiente, una incógnita que queda por resolver. Lo que sí está claro es que el desarrollo de una tecnología así facilitaría en gran medida el día a día de las personas. Para ello hay que tener presente que es muy importante la investigación y que el descenso de ayudas y subvenciones a la ciencia en general y al desarrollo de I+D+I en particular no hace más que retrasar este avance. Algo que también pone en evidencia a un país. Aquellas naciones que más investigan son, curiosamente, las que poseen un mayor índice de PIB y mayores patentes científicas y tecnológicas. 

 

 

Comentarios

Hola, muy buen artículo.

Estoy de acuerdo con que la nanotecnología parece que está viviendo una época expansiva gracias a los avances en la tecnolgía y otros campos como la ciencia. Está claro que llegará un momento en que estos avances lleguen a un punto tal que la sanidad pueda llegar a beneficiarse mucho de ellas, pero el problema es si al Estado o las instituciones que les perjudique les interesará salvar vidas a cambio de la ruinas o transformaciones de algunos sectores que queden anticuados. 

Muchas Gracias.

Desarrollo en Drupal por Suomitech