GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

La crisis en Chipre continúa y los bancos siguen sin abrir sus puertas a los ciudadanos

Reportaje
Internacional
Chipriotas hacen colas para retirar sus ahorros de los banco. Foto: rtve.es
Chipriotas hacen colas para retirar sus ahorros de los banco
Continúa el “corralito” en los bancos chipriotas tras no haber encontrado aún una solución a la crisis, aumentando una semana más el tiempo en el que no se podrá sacar dinero de los cajeros a excepción de pequeñas cantidades.

El detonante de ésta crisis en la que Chipre se ve envuelta se debe principalmente a la elevada conexión de su economía con la economía griega. Su sistema bancario está sumamente expuesto a la deuda de Grecia. Además el sector bancario de Chipre está sobredimensionado, y representa un 400% de su Producto Interior Bruto (PIB). Todo esto, sumado a una deuda muy elevada de los hogares (del 130% del PIB) y de las empresas (140% del PIB) ha llevado al país a una situación en la que no tiene liquidez para afrontar todos los pagos.

Por tanto, Chipre necesita unos 17.000 millones de euros para poder pagar sus facturas y rescatar su sector bancario. La respuesta de la Eurozona ha causado gran polémica y desconfianza, ya que a diferencia del rescate de Grecia e Irlanda donde las medidas que tuvieron que realizar los países para recibir el dinero del rescate iban encaminadas a aumentar impuestos como el IVA o el IRPF, disminuir los gastos de las administraciones públicas y flexibilizar el mercado laboral, en el caso de Chipre, la medida estrella ha sido la quita en los depósitos. Según el Eurogrupo, esto se debe a que ni aumentando el impuesto más relevante como es el de Sociedades, se puede resolver ésta situación. Por tanto, se ofrece al país 10.000 millones de euros de los 17.000 que necesita, y el resto se debe conseguir con la reducción de un 6,75% en los ahorros depositados en los bancos con una cantidad inferior a 100.000 euros, y un 9,99% para los que tengan más de 100.000 euros, de forma que aquellos cuyas cuentas tuviesen menos de 20.000 euros estarían exentos.

En principio el Presidente de Chipre, Nikos Anastasiades, aceptó las condiciones del rescate, asegurando que el Eurogrupo le había puesto entre la espada y la pared: “Me chantajearon. Opté por la opción menos dolorosa”. Anastasiades comentó que las opciones que le daban eran la estabilización de las finanzas, el eventual colapso del sistema financiero, o la salida de la zona euro.

Presidente de Chipre, Nikos Anastasiades. Foto: estrelladigital.es

Sin embargo, tras mucha deliberación, el Parlamento de Chipre rechazó la tasa sobre los depósitos bancarios impuesta por la Eurozona dificultando aún más el rescate del país. De ésta forma, la televisión estatal ha informado de que el Presidente de Chipre se encuentra en búsqueda de un plan B que permita beneficiarse de la ayuda propuesta por el Eurogrupo. En principio, se prevé la aplicación de la tasación en los depósitos que superen los 100.000 euros.

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem comentó: “Lamento mucho que Chipre haya adoptado ésta decisión, pero la pelota está todavía sobre su tejado porque la oferta del Eurogrupo y sus condiciones siguen sobre la mesa. Chipre tiene cierta libertad para presentar propuestas, pero deberá cumplir con nuestras condiciones”.

Presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem. Foto: lainformacion.com

En busca de este plan B, y de nuevas propuestas para sacar al país de la crisis, comunistas, conservadores liberales e izquierdas parecen estar unidos por la causa. Las cuatro alternativas que se han propuesto son las siguientes:

  • Negociaciones con Rusia: El ministro de Economía, Michalis Sarris, fue enviado a Moscú en cuanto el gobierno isleño se dio cuenta de la imposibilidad de aprobar el rescate en el Parlamento. Rusia estaría interesada en ayudar a Chipre ya que la confiscación de depósitos en Chipre afecta también a sus ciudadanos, quienes tienen grandes cantidades de dinero ahorradas en su cuenta. Dentro de los puntos de encuentro de la negociación, se ha hablado de mejorar las condiciones del préstamo de 2.500 millones de euros al 4,5% de interés que le fue concedido a Chipre, rebajando la tasa al 2% y ampliando el plazo de pago desde 2016 al 2020. Además, se ha hablado del deseo que podría tener Rusia de extracción sobre el yacimiento de gas que se ha encontrado recientemente en la isla, por valor de 80.000 millones de euros. Por último, también se ha hablado de la venta de alguno de los Bancos Chipriotas en última instancia.
  • Nacionalizar los fondos de pensiones: El Gobierno chipriota maneja otras alternativas en caso de no resultar favorables las negociaciones con Moscú. Uno de ellos pasa por nacionalizar parte de los 5.000 millones de euros en fondos de seguros públicos de varias empresas semiestatales.
  • Quita voluntaria: también se ha pensado la idea de proponer una quita voluntaria de depósitos a cambio de bonos vinculados a los futuros beneficios por las explotaciones de hidrocarburos en la isla. En la misma dirección, los medios chipriotas han apuntado también la posibilidad de una gran emisión de bonos ligados también al desarrollo de esos yacimientos.
  • Ayuda de la iglesia: Por otro lado, el arzobispo de Chipre, Chrisostomos II, ha ofrecido al presidente chipriota Nicos Anastasiadis hipotecar todos los bienes de la iglesia ortodoxa e invertir todo el equivalente en bonos para salvar a la isla en lugar de dejarla en "manos de extraños". Estas fueron sus palabras: "Le hemos dicho que la iglesia va a apoyar este esfuerzo, todas las parroquias, todas las diócesis, todos los monasterios comprarán bonos”.

Ante ésta situación en la que nadie sabe realmente lo que está ocurriendo, lo único que queda claro es que los bancos de Chipre permanecerán cerrados hasta el próximo martes. El Gobierno del país ha mandado un comunicado diciendo “Tras el rechazo por parte del Parlamento del proyecto de ley que impone una tasa a los depósitos, se considera necesario, por razones de interés público y con el fin de garantizar la estabilidad financiera, declarar el 21 y el 22 de marzo 2013 como días no lectivos para los bancos.”La Eurozona continúa intentando llegar a algún acuerdo con la isla para que este problema se solucione sin que Chipre tenga que abandonar la zona Euro, aunque lo que tiene claro es que lo que Chipre no necesita es un crédito que aumente su deuda pública. El Banco Central Europeo (BCE) ha anunciado que si el Gobierno chipriota no se decide el martes 26, retirará el crédito que se le ha ofrecido para el rescate.

Presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi. Foto: noticiasdenavarra.com

 

 

Desarrollo en Drupal por Suomitech