GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Hospital Severo Ochoa. Una apuesta por la calidad de vida

Reportaje
.
Integrantes del proyecto IHAN del Hospital Universitario Severo Ochoa de Leganés
Personal lactancia. Fuente: Gabinete de Prensa Severo Ochoa
Tras pasar las tres primeras etapas, el Hospital Severo Ochoa de Leganés se encuentra a una fase de obtener la certificación IHAN que acredita la especialización de los centros sanitarios en la “Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la Lactancia” (IHAN).

Actualmente el Hospital Universitario, perteneciente a la red de hospitales públicos de la Comunidad de Madrid, ha superado en seis meses la segunda y tercera fase, necesarias para la obtención de tal acreditación internacional. Se trata de un proyecto que ha contado con la colaboración de la gestión del hospital, así como la plena dedicación del personal del mismo para su desarrollo. En las tres primeras fases, ya superadas, se ha elaborado un plan de acción y la normativa que regirá el programa para favorecer la humanización del proceso de amamantar y criar a los recién nacidos. La última fase, que supone la puesta en marcha de todo el programa y la evaluación externa por parte de la IHAN, se espera que pueda superarse antes de final de 2013.

Esta iniciativa, puesta en marcha en el contexto de recortes sanitarios actual de la Comunidad de Madrid, sorprende por el nivel de implicación del hospital y sus responsables. Éste es uno de los principales valores que nos transmite la responsable del proyecto, Ersilia González Carrasco, jefa de neonatología del centro hospitalario. La pediatra nos confiesa que, en época de crisis, nunca pensaron que la gerencia podría financiar el proyecto. No obstante, el discurso entusiasta de Carrasco es convincente y refleja que esta apuesta por la lactancia materna, que ya ha cumplido su tercera etapa, supone una inversión que revierte en la salud social.

Resumen de las fases del proyecto IHAN

¿Por qué apostar por la lactancia materna? Ésta es la pregunta que las circunstancias actuales y la frenética de una sociedad acelerada e invadida por los términos económicos, nos obligan a realizarle a la titular del proyecto. Su respuesta, clara y contundente, nos hace detenernos en un factor que, actualmente, parece olvidado; lo importante es la salud; y la economía, en todo caso, debe estar al servicio del mejor desarrollo y beneficio de ésta.

En definitiva este programa promueve una política de salud, en la que incide Ersilia González, que supone importantes beneficios para el desarrollo del recién nacido y reduce altamente las probabilidades de contraer enfermedades futuras. Así, la lactancia materna evita la aparición de infecciones, enfermedades crónicas e, incluso, linfomas. “En términos económicos sale mucho más barato que todas las vacunas que están poniendo” nos aseguraba la responsable del proyecto.

Unidad de lactancia del Hospital Universitario Severo Ochoa de LeganésEl paso siguiente, tras tomar un primer contacto con esta iniciativa emprendida por el Severo Ochoa, para favorecer el desarrollo de la lactancia natural es conocer, de primera mano, a los implicados en el programa. Para ello, abandonamos el despacho donde tiene lugar nuestro encuentro con la jefa de neonatología y nos dirigimos al escenario donde verdaderamente es posible comprender y encontrar sentido a las palabras de Carrasco. Se trata del área de neonatos, una amplia sala de grandes ventanales, a través de los cuales la luz se filtra, iluminando las incubadoras en las que los recién nacidos asisten a sus primeros rayos de sol. A nuestra llegada encontramos a una de las enfermeras participantes en el proyecto, con un niño prematuro, al que atendía como si de su hijo se tratase. Ante nuestro interés al presenciar esta escena, que emana cariño y ternura, rápidamente otra de las enfermeras nos explica que en tal unidad tiene lugar un hecho que resulta clave para poder desempeñar su trabajo. Se trata de una conexión entre los niños, sus familias y los profesionales del centro, que establecen un vínculo casi familiar entre ellos.

Durante tales instantes, la tarea que llevan a cabo en el hospital de Leganés y la lucha por obtener la acreditación IHAN cobra pleno sentido. Se trata de favorecer la apuesta por la mejor calidad de vida posible de los recién nacidos. Ésta no sólo es tarea de los trabajadores del centro, sino también una labor conjunta con los padres. Éstos reciben una formación previa en el hospital, que les permite crear un lazo con sus hijos y aprender la mejor manera de cuidarlos en sus primeros pasos. Se trata de métodos para humanizar el cuidado de los pequeños, que adquiere una mayor importancia cuando se trata de bebés prematuros. Así nos lo trasladan dos madres que se encuentran en esta situación.

Asistimos, pues, a una conversación cálida, que nos permiten mantener en una pequeña y acogedora sala de la unidad, en la que se encuentran dos primerizas. Una de ellas, acaba de llegar de visita al hospital, después de haber permanecido allí un mes medio. Su bebé nació con tan sólo 31 semanas y durante el tiempo que estuvo ingresado, el personal del hospital se convirtió en una segunda familia para ella y su hijo. En una situación similar se encuentra la segunda madre, cuyo bebé lleva ingresado dos meses y medio.

Ambas madres insisten en el trato humano recibido en el Severo Ochoa, como elemento clave que hace al centro de Leganés uno de los más idóneos para la lactancia materna. La cercanía y la seguridad son dos factores en los que inciden, insistiendo en el buen seguimiento que los enfermeros y enfermeras, médicos e implicados en el programa, pertenecientes no sólo a neonatos, sino también a otras áreas relacionadas, realizan en el aspecto profesional y humano.

Durante nuestro coloquio de sobremesa con las dos madres, éstas se encuentran entusiasmadas. Sus ojos brillan al relatarnos las enseñanzas que los enfermeros les transmiten para poder llevar a cabo el mejor cuidado de sus hijos, nacidos antes de tiempo y que requieren de un trato especial. “Aquí lo que haces es un máster rápido para aprender a ser mamá”; “lo bueno que tiene todo el personal es que humaniza su profesión” son algunas de sus confesiones. Y es que en todo momento les explican cómo comportarse, les hacen entender las claves necesarias para llevar a cabo la atención de sus pequeños, animándoles a crear un vínculo con el niño. Uno de los métodos más adecuados para fomentar esta relación es el conocido como “Madre Canguro” que, favorece la participación de los padres en el cuidado del bebé.

Esta educación paternal que se proporciona a los padres requiere de una formación previa del personal del hospital. Se trata de cursos de 18 horas de teoría y practica, organizados por el Comité de Lactancia Materna y desarrollado por profesionales acreditados, formadores. Sin embargo, las circunstancias económicas han obligado a que sean los propios especialistas del centro de Leganés quienes deban impartir los cursos de formación de forma gratuita.

La actividad desarrollada por los miembros de este proyecto para la “Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la Lactancia”, se basa en su entera implicación y dedicación. En una lucha por tratar de mejorar la salud desde que nacemos.

En este contexto, una correcta acción divulgativa es esencial para trasladar la idea al público, a aquellos padres que al conocer la política que caracteriza al servicio de neonatos del Severo Ochoa no dudan en acudir al centro para dar a luz. Dar a conocer los métodos novedosos que aplican en este hospital es tarea de Pilar López, responsable de prensa del centro, implicada directamente en el proyecto de la IHAN. “Yo soy madre. Hay un montón de cosas que no sabes y aquí te las enseñan” nos dice Pilar explicándonos su decisión de participar en esta iniciativa. Con respecto a su labor, nos expone que “se debe dar un mensaje conciso y adecuado de cara al exterior para que se entienda el proceso que desarrollamos aquí”.

Lo más difícil de la tarea de Pilar es implicar a los profesionales del hospital en su trabajo. “Yo vendo el hospital, muestro al público lo que se hace aquí”, recalca López.La labor de Pilar López, junto con el resto de miembros del personal implicado, forma parte del trabajo impulsado por la OMS y UNICEF, que protege, promueve y apoya la lactancia materna exclusiva desde el nacimiento. Se trata de un programa que apuesta por la especialización de los centros sanitarios y sus profesionales, tanto de hospitales como centros de salud, en esta faceta de vital importancia para la vida de los recién nacidos.

Una de las prácticas llevadas a cabo en el Hospital Universitario Severo Ochoa de Madrid es la conocida como "Método de madre canguro"Esta iniciativa, a la que ahora se suma el centro hospitalario leganense comenzó en el año 1992 promovida por UNICEF, debido al interés de esta organización en incentivar el desarrollo de una lactancia natural, que resulta decisiva para favorecer el desarrollo de los recién nacidos y establecer un vínculo entre éstos y sus padres.

A día de hoy, en la Comunidad de Madrid existen sólo tres hospitales con la citada acreditación: el Hospital Universitario de Fuenlabrada, el 12 de Octubre y el Puerta de Hierro- Majadahonda. A ellos se espera sumar en breve, el Severo Ochoa de Leganés, como referente en el sur de Madrid.

Desarrollo en Drupal por Suomitech