GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Dinero público, subvenciones privadas

Editorial
.
El Ayuntamiento de Leganés siembra polémica con su financiación al Leganés Club de Fútbol

El Club Deportivo Leganés ha notificado la renuncia a la cesión de una parcela de 32.000 metros cuadrados por parte del Ayuntamiento. El préstamo del terreno, rechazado el pasado 26 de enero, provocó un gran revuelo entre los vecinos de Leganés, surgiendo dos opiniones contrarias. Por un lado, la de aquellos que consideran que el Ayuntamiento sí debe apoyar económicamente al Club; por otro, la de los que piensan que, de haber concesión, esta tiene que ser con contraprestaciones. La Asociación de Vecinos de Leganés Norte, que apoya esta última postura, organizó una manifestación el 15 de enero para protestar contra la cesión del terreno, que, además, estaba destinado en un principio a la construcción de un polideportivo y una piscina cubierta para el disfrute de los vecinos del barrio. Alegan que el Ayuntamiento no debería hacer concesiones públicas a entidades privadas.

El debate de la cesión del terreno está ligado a la polémica que surgió en el municipio el pasado verano debido a la subvención de 2,5 millones de euros que recibió el Club por parte del Ayuntamiento para llevar acabo la reforma que se exige tras la reciente subida del equipo a primera división. Es cierto que el C. D. Leganés no contaba con los recursos suficientes para afrontar los cambios exigidos por la Liga, sin embargo, dudamos de que la mejor manera de obtener la ayuda económica necesaria sea a través de un Ayuntamiento que se sirve de los impuestos de sus ciudadanos.

En relación con los hechos, cabe recordar que otros proyectos públicos iniciados en Leganés se encuentran abandonados. En 2008 comenzó la construcción de la inacabada Biblioteca Central, que pretendía ser la más grande del sur de Madrid. A día de hoy, tras varias propuestas de continuación del proyecto por parte de distintos partidos políticos, las obras continúan paralizadas. Este abandono ha supuesto una pérdida de 900.000€ entre robos y actos vandálicos.

¿Por qué se dejan de lado planes de obras públicas, destinados a un servicio social, como es el caso de la Biblioteca Central, para dar prioridad, en este caso, a la financiación de un club de fútbol? Es cierto que subvencionar al equipo puede traer consigo una mayor rentabilidad al municipio, pero la coherencia se pierde cuando, al abandonar otros proyectos, se permite incluso la pérdida de dinero.

Las subvenciones públicas, tal y como su nombre indica, deberían estar destinadas, en un primer lugar, a proyectos públicos y no a entidades privadas, ya que estas pueden conseguir financiación por otros medios. Si bien en este caso la ayuda al Club Deportivo Leganés podrá traer consigo beneficios al municipio a largo plazo, ésta no debería anteponerse a otras necesidades que puedan tener los ciudadanos de Leganés. 

Desarrollo en Drupal por Suomitech