GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Corruptos, os comprendemos

Opinión
Economía

Marhuenda está tranquilo.  No pretendía  coaccionar a Cristina Cifuentes, solo quería ayudar a un amigo.  Lo ha dicho él mismo, además, ha vuelto a las tertulias televisivas. Vivimos en ese país acostumbrado a este tipo de cosas.  No nos quita el sueño un imputado más. El amigo al que quería ayudar con las supuestas coacciones es Edmundo Rodríguez Sobrino, consejero de la empresa editora del periódico La Razón. Un buen tipo que ya ha sido detenido.

Nos levantamos cada día entre noticias sobre casos de corrupción. Nos rodean tantas investigaciones, que todas nos parecen lo mismo. La Púnica, la Gúrtel, el caso Nóos…  esto de los paraísos fiscales, el cohecho, la prevaricación, la malversación…, es, para los políticos, como una multa de tráfico más.  Igual es que hay que ponerse en su lugar y comprenderles. Al fin y al cabo, ¿qué mal hace robar dinero público que no haga un coche en doble fila? Somos un país muy comprensivo, por eso, nos gobierna el Partido Popular.

Francisco Marhuenda y Mauricio Casals han declarado como investigados en el Caso Lezo- uno más de tantos. Están en una de las conversaciones grabadas que forman parte del sumario de la investigación, conversaciones que ambos ven como una mala interpretación del lenguaje coloquial.

Otro de los pinchazos telefónicos que forman parte de la Operación Lezo tiene como protagonista a Ignacio González, el que fue Vicepresidente de la Comunidad de Madrid durante el mandato de Esperanza Aguirre.  Ella misma lo eligió, en una más de sus hazañas como ‘cazatalentos’.

Las conversaciones telefónicas de Ignacio González con Enrique Cerezo o Eduardo Zaplana ponen sobre la mesa sus esfuerzos y trapicheos por quitar de su camino a todo aquel juez o fiscal que le resultara incómodo. “Vamos a ver, Eduardo. Tenemos el Gobierno, el Ministerio de Justicia, no sé qué y tal, y escucha: tenemos a un juez que está provisional… Tú lo asciendes… Yo le digo: ‘A ver, venga usted ‘pa acá’. Lo típico cuando tienes un poco de poder: sacar partido de él.  Por eso estamos rodeados de corruptos, y  lo estaremos mientras les siga resultando pan comido manejar a la justicia y a los medios de comunicación.

Pero nosotros los españoles, somos comprensivos. Por eso nos conmueven las lágrimas de Aguirre, aunque hayamos perdido la cuenta del número de investigados sobre los que tenía una cierta responsabilidad. Ella misma lo ha dicho tras su tercera dimisión, esta vez como concejal y portavoz del grupo popular en Madrid, no vigiló lo que debía a Ignacio González. Al fin y al cabo, eso quieren enseñarnos nuestros políticos: que un fallo – tras otro- lo tiene cualquiera. 

Desarrollo en Drupal por Suomitech