GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Tarjeta roja al dopaje financiero

Editorial
Deportes
Exterior del estadio de fútbol del Manchester City
Estadio del Manchester City. CC BY 2.0 Christopher Czermak
Tras la histórica sanción de la UEFA al Manchester City por el dopaje de sus cuentas corrientes, se abre un capítulo incierto en la historia del fútbol europeo. El conjunto inglés no podrá disputar las dos próximas temporadas de la Champions League; y además, deberá abonar una millonaria multa por la violación del Fair Play Financiero (FFP). El equipo del entrenador Pep Guardiola se enfrenta a su propia insignificancia deportiva en las competiciones inglesas y europeas por la ambición personal de Mansour bin Zayed, el multimillonario jeque catarí y propietario del City. 

Obtener beneficios para fichar a jugadores superestrella y así conseguir más dinero y prestigio. Este fenómeno de la pescadilla que se muerde la cola se ha extendido entre la mayoría de los equipos directivos de los clubes de fútbol del viejo continente. Se hace evidente que el fútbol profesional del siglo XXI ha vivido un proceso de elitización en donde la imagen, la publicidad y el superávit han eclipsado al propio juego. Los valores tradicionales que se intentan inculcar en el deporte acerca del compañerismo, el juego limpio y la superación profesional parecen ahora ser secundarios, restos coyunturales en un maremágnum de intereses económicos omnipresentes. La prevalencia del dinero frente a la emoción o la competición contaminan aquello que más hace disfrutar a los aficionados, a quienes verdaderamente se debe este deporte.

El terremoto vivido en el City se extiende más allá de las fronteras inglesas y esta sanción ejemplar sirve de aviso al resto de clubes europeos en situaciones financieras similares. El FFP es un impedimento para estos falseamientos y una herramienta para la perseguida transparencia en este deporte que nos llevaría, de nuevo, al verdadero sentido del fútbol que se ha perdido. La cuestión es si esta acción servirá de escarmiento al resto de clubes o se convertirá en una simple sanción que se olvidará con el paso de las temporadas. 

 


Noticias relacionadas

Desarrollo en Drupal por Suomitech