GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

"Fuenlabrada es uno de los municipios que más está reduciendo la delincuencia"

Entrevista
Local
Un coche de la policía de Fuenlabrada en acto de servicio
El Cuerpo Nacional de Policía en Fuenlabrada ha visto cómo en este mes de abril caras nuevas han llegado a las oficinas. Claudio Ventas es uno de esos afortunados y nos concede una entrevista durante uno de sus pocos momentos fuera de servicio.

Claudio Ventas tiene 22 años y acaba de entrar al Cuerpo Nacional de Policíahoy nos concede una entrevista con todos los detalles del cuerpo.

-¿Cómo es ser policía?

Yo te puedo hablar desde mi perspectiva. Siempre ha sido mi sueño desde pequeño. No tienes que sentirte orgulloso del hecho de llevar una pistola, sino del hecho de que el ciudadano se sienta protegido.

-¿Llevaba mucho tiempo esperando pasar las pruebas?

Sí. Yo me empecé a preparar desde los 18 años yendo a academias que realmente me han servido de poco y ahora, con 22, es cuando lo he conseguido. Las pruebas en sí no son difíciles, el problema principal es de la escasez de plazas existentes. 

-¿Cómo se lleva desde dentro la poca existencia de plazas?

Es difícil porque somos muchos. Y cuando digo muchos no me refiero a 100 o 200, sino a miles de chicos y chicas que sabemos que es muy posible quedarse fuera. No es mi caso, pero muchos compañeros se han presentado a los exámenes sólo por si tenían suerte, sabedores de la dificultad de aprobar con buena nota y tener plaza.

-¿Cuál es la solución?

Ahora mismo ninguna. El problema no es de la policía, es del país. Hay crisis en todos lados. Cuando España iba bien todo el mundo se compraba casa y coche, y en el cuerpo se generaban miles de plazas anuales. Ahora que todo va mal, no hay sitio para nada ni nadie. Es un problema de cultura. Para ser más claro: hay mucha gente que hace unos años entraba al cuerpo por la facilidad que suponía superar las pruebas. Si en vez de 3000 hubieran entrado 200, sólo lo habrían hecho quienes de verdad lo querían y así cada año.

-¿Qué recomienda a quien esté hoy en día estudiando?

Continuidad y esfuerzo. Lo puede dejar en segundo plano, pero nunca abandonar. Yo continué haciendo mi vida, me inscribí en un módulo y me puse a trabajar porque la vida no está como para estar parado. Pero tenía muy claro que en el horizonte estaba ser policía y todos los meses sacaba algo de tiempo para hacer un repaso de los temas.

-¿Trabajo de campo o de oficina?

Campo, sin duda. Las oficinas son demasiado aburridas para mí. Me gusta mucho el contacto con la gente cara a cara y no meros formalismos a la hora de hacer un DNI o recoger una denuncia. Pero hay que saber de todo.

-¿Son los policías cordiales con el ciudadano?

En la academia nos enseñan a serlo. Para eso existe el examen psicotécnico, para que quienes no respeten las normas del cuerpo no puedan pertenecer a él. 

-¿Cómo es el periodo de prácticas?

Corto y largo. Me explico. Es la primera toma de contacto real con tu futuro laboral y te encanta. A mí se me hizo cortísimo porque son sólo unos meses y no me daba tiempo a aprender todo lo necesario. Veía que no estaba preparado. Pero a la vez, estaba deseando valerme por mí mismo.

-¿Cómo es la seguridad en Fuenlabrada?

Es uno de los municipios del sur que está reduciendo cada vez más la tasa de delincuencia. Quizás el mayor problema esté en bandas juveniles aisladas, pero de verdad que se trabaja a diario para reducirlo a cero.

-¿El destino se elige o no?

Es algo complicado. Cuando presentas la solicitud hay un apartado de destinos favoritos, pero evidentemente no siempre se cumple. Cada año hay infinidad de traslados y depende de la nota y las necesidades de cada localidad.

¿Usted eligió Fuenlabrada?

No. Yo lo único que quería era que no me tocase en Móstoles, que es donde vivo. Pero estoy muy contento con que me hayan destinado aquí.

¿Por qué no quería Móstoles? ¿Más delincuencia?

No, nada de eso. Además las cifras están muy parejas. Quería aislarme todo lo posible, no relacionar nada la vida laboral con mi tiempo libre. Al ser de Móstoles de toda la vida, me arriesgaba a tener que lidiar con los problemas de ética a la hora de verme envuelto en un caso con gente que quizás pudiera conocer. Mejor separar.

-¿Cómo han sido los primeros días?

Ilusionantes cuanto menos. Tengo de compañero a Pepe, que ya tiene 49 años y mucha experiencia en el cuerpo. Me ayuda mucho y me encanta estar con él porque realmente vive como si fuera un joven. Ahora todos los nuevos debemos aprender de los más experimentados y Pepe lo es.

-¿Y su primer caso?

Bueno, caso caso aún no. De momento he tenido que tramitar una denuncia por violencia de género en oficinas y poco más. En mi segundo día nos llamaron para lo que se creía podía ser un escape de gas pero al final los bomberos certificaron que todo estaba correcto y por suerte no pasó nada.

-¿Hacen turnos muy largos?

No, largos no. Ahora de momento trabajo siempre en el mismo horario. Pero me han dicho que cuando tengamos algo más de experiencia nos podrán cambiar al turno nocturno y eso para mí es fatal. Llevo muy mal dormir por el día. 

-¿Cómo es ser policía y estar fuera de servicio?

Es más o menos lo que te he dicho antes. Aunque parezca extraño, hay gente que se conoce al dedillo a todos los compañeros de sus municipios. Yo allí donde vivo tengo cierta libertad porque mi círculo cercano sabe a lo que me dedico, pero nada más.

-¿Y pueden actuar si no están de servicio?

La pregunta del millón. Por pasos, que es complicado. Depende mucho de la situación. En teoría no se está de servicio, pero se puede actuar de forma directa. Si yo veo que alguien se salta un semáforo y no estoy de servicio, no debería parar al vehículo en sí, pero sí debería dar parte a los compañeros que sí lo están. Igual que si están atracando un banco o una joyería. Luego, hay situaciones en las que el deber es el deber. Si en ese mismo banco un individuo saca un arma, con riesgo de daño a algún civil, siempre desde la coherencia el código me permite actuar. Y digo siempre desde la coherencia porque en ocasiones sea peor hacerme el héroe. 

-¿Debe la gente de Fuenlabrada estar segura?

Sin duda. Aquí trabajamos a diario por y para ellos.

 

Desarrollo en Drupal por Suomitech