GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

"Es una gran satisfacción ver que podemos mover a tanta gente”

Entrevista
Nacional
Sara Sánchez Soriano (FOTO: Candela Borredà)
Sara Sánchez Soriano es una de las jugadoras más jóvenes de la categoría senior de baloncesto a nivel regional. Nacida en 2003, se ha convertido en la jugadora más joven de la historia del Ontinyent Básquet. En la vigente liga, con solo 17 años lleva más de 10 partidos siendo convocada junto a sus compañeras del senior, que consiguen llenar el pabellón municipal cada vez que juegan un partido.

Candela Borredà Giménez

 

Conocida como "Sori" por sus compañeras, Sara empezó a jugar a los 4 años en el equipo de su colegio. Fue creciendo y llegando a nuevas categorías impresionando a sus entrenadores y compañeras y, a pesar de llevar jugando solo tres años, llamó la atención de los ojeadores del equipo local. “Han pasado 10 años pero aún recuerdo perfectamente la tarde en la que mi entrenadora del colegio me dijo que el Ontinyent Básquet se había interesado en mí. Fue una gran noticia, llevaba toda la vida yendo los fines de semana a verlas jugar”, afirma la joven.

Durante los años de primaria, la joven valenciana compaginaba las clases en el colegio con los entrenamientos desde las 18:00h hasta las 21:00h. A pesar de este duro horario para una niña de apenas 8 ó 9 años, la base afirma que “no fue demasiado duro, yo simplemente estaba haciendo lo que me gustaba y me lo tomaba como un juego con mis amigas”.

Pero todo cambió con el paso de los años y "Sori" fue escalando rápidamente en las categorías, dejando atrás a sus amigas y compañeras de su edad. Aunque considera que la peor parte de subir de categoría era dejar de ir a entrenar y jugar con las que fueron sus compañeras durante años, desde el resto de categorías a las que iba ascendiendo siempre fue muy bien recibida y “a pesar de la diferencia de edad, el Ontinyent es como una familia donde todos se apoyan”.

"No fue demasiado duro, yo simplemente estaba haciendo lo que me gustaba"

Con la llegada al júnior, donde sus compañeras tenían 18 años y ella no llegaba a los 16, la presión y las horas de entrenamiento fueron aumentando y pasaron factura. “Cuando me llamaron para el equipo júnior sabía que iba a ser duro, me lesioné dos veces a principio de temporada y me quedé en el banquillo un par de partidos, pero si quería seguir en ese equipo tenía que trabajar más duro que nunca. Y eso hice”. Al final de la temporada, el equipo había acabado primero en la clasificación y "Sori" jugó los últimos partidos como titular, siendo una parte esencial para el conjunto ontinyentí.

Solo una temporada y media después, Sara ha llegado a la categoría más alta de la competición y, a pesar de tratarse de una competición no profesional, el gran número de aficionados a este deporte en la ciudad provoca que cada dos semanas el polideportivo municipal se llene para ver jugar al equipo. Tal y como la joven base remarca: “que venga tanta gente a vernos los fines de semana provoca que estemos sometidas a más presión, pero es una gran satisfacción ver que podemos mover a tanta gente”.

 

Los aficionados que van a ver los partidos animan como si estuviesen en El Palau o en La Fonteta sin importar que las jugadoras en realidad sean jóvenes estudiantes y no profesionales. Desde el equipo consideran que este apoyo es vital para ellos y, teniendo en cuenta los resultados del equipo, no es de extrañar.

 

Desarrollo en Drupal por Suomitech