GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

El cine independiente: otra víctima más de Hollywood

Editorial
Culturas
Fotograma de Nomadland, película independiente más galardonada en 2021
Los nuevos realizadores ven cada vez más difícil su acceso a la gran pantalla ante la eterrna supremacía del cine mainstream y las escasas ayudas de los gobiernos.

Ignorado por el público general y los grandes medios de comunicación de masas a la par, el cine independiente se enfrenta una vez más, al acecho constante del olvido, que desde los inicios del cine mainstream Hollywoodiense, persigue sin tregua a las pequeñas producciones y obras de autor. 

 

No obstante, se siguen cultivando pequeños éxitos como la obtención de los premios en los Globos de Oro a mejor película dramática y mejor dirección, para Nomadland de Chloé Zhao. El reconocimiento de esta película independiente ha conseguido poner en el punto de mira de nuevo, aunque sea por un breve instante, a este cine marginal, tan necesario o más como las grandes producciones del cine mainstream y nos permite así apreciar su calidad, que muchas veces pasa desapercibida . 

 

 

La raíz de su escasa popularidad, quizá se debe a su formato, más lento y sencillo que el acostumbrado, cargado con un ritmo frenético y grandes secuencias de acción, que por simples cuestiones de financiación, el cine independiente no puede emular. 

 

Además, sus guiones tienden a girar más en torno al desarrollo de los personajes, que a la evolución de la acción, y esto también dificulta su llegada al público. 

 

Esta falta de interés por parte de la audiencia general provoca en consecuencia que cuenten con una financiación escasa, que limita su distribución comercial y publicitaria y por tanto, dificulta, como una serpiente que se muerde la cola, aún más su presencia en las grandes pantallas. 

 

Así, su presencia en los medios es prácticamente nula, y la cobertura dedicada a este tipo de filmes o festivales centrados en torno a ellos, tiende a ser ignorada en pro de otros productos con mayor audiencia. 

 

Es quizá, esta la razón por la cual apenas se cubrió una gala como fue la de los British Independent Film Awards, a pesar de contar con nominados y galardonados tan importantes como la ya mencionada Nomadland, que se llevó el premio en la categoría de cine internacional, además de la gran importancia y popularidad del cine británico. 

 

Y es que, por algún motivo, desde la caída del Dogma 95, pareció que el cine independiente perdía su razón de ser. Y con su disminuida presencia en la pantalla, las carteleras perdieron variedad en su oferta, pues es quizá, la mayor problemática del cine mainstream, su falta de originalidad, derivada posiblemente de las múltiples censuras que deben hacer frente por parte de las grandes productoras. 

 

Lars Von Trier, uno de los fundadores del Dogma 95

 

Sin embargo, plataformas online como Filmin, recuperan de ese abismo en la memoria colectiva, a múltiples obras de autor y clásicos del cine, que de otra forma probablemente no llegarían a nuestros ojos. 

 

Una labor que les permite diferenciarse de muchas otras OTT (servicios over-the-top o streaming), centradas más en la creación de su propio contenido, y que a nuestro parecer es indispensable.

 

 

 

Pues la muerte del cine independiente, es algo que como defensores de la cultura  y de la industria fílmica en nuestro país, no podemos permitirnos. 

 

Necesitamos construir una industria que financie y favorezca a las películas independientes, no solo para ayudar a aquellos nuevos realizadores que buscan hacerse un nombre  entre las estrellas del paseo de Hollywood, pero también como defensa de nuestro propio cine. Una producción que por muy financiada y bien distribuida esté aquí, siempre resultará independiente a los grandes mercados de la industria, situados en EEUU. 

 

 

Desarrollo en Drupal por Suomitech