GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Crónica de un reconocimiento anunciado

Editorial
Internacional
Fuente: EFE
Doce días después de la autoproclamación de Juan Guaidó como ‘presidente encargado’ de Venezuela, Sánchez se ha atrevido por fin a reconocerlo. Francia, Alemania y Reino Unido han seguido el ejemplo del presidente español y con ellos, paulatinamente, también el resto de potencias europeas.

Se ha hecho de esperar. Larga espera si se tiene en cuenta la urgencia del conflicto. Y aún más larga al tratarse de una decisión que parecía estar tomada hace días, pero que nadie se atrevía a oficializar. Querer retrasar lo inevitable no hace más que agravar el conflicto y seguir perpetuando el sufrimiento de quien se supone que es prioridad: el pueblo venezolano.

Desde el PSOE se han mostrado críticos con la velocidad de gestión del bloque europeo. El ministro de Exteriores, Josep Borrell reconoció que la UE tenía desde casi el comienzo una posición común, firme y clara al respecto y lamenta la “extraordinaria lentitud” con la que se está gestionando. Toda Europa ya había manifestado su apoyo a unas elecciones libres y justas para Venezuela. El futuro pasa por un sufragio para que, en palabras de Maduro, “el pueblo ponga y el pueblo quite”. Sólo con unas votaciones se puede caminar hacia una recuperación democrática, y ahora eso solo se puede asegurar de una forma: Juan Guaidó.

En la política nacional, los opositores al Gobierno, Casado y Rivera ya avisaron a Sánchez de actuar de inmediato desmarcándose de Europa. Tras su reconocimiento, Casado le acusa de haber llegado “mal y tarde”. Aún así, Sánchez pedía a los líderes de PP y Ciudadanos que por lo menos sean leales con el Estado, ya que es imposible que apoyen al Gobierno. Sin embargo, no conforme con denominarlos como desleales, también los inculpa de “ir en contra del Gobierno aunque acierte”.

 

Todo esto ha supuesto un nuevo varapalo para Podemos y los partidos independentistas, que ven el reconocimiento de Guaidó como una traición por parte de Sánchez a sus socios de gobierno y señalan que así solo se contribuye a avivar un conflicto armado. Maduro, por una parte, asustado y con el inicio del fin de su régimen en el horizonte, acusa a Sánchez de ser un “pelele de Trump” en uno de sus últimos desesperados intentos. Por otro lado, el nuevo presidente interino Juan Guaidó agradece el reconocimiento en nombre de todos aquellos que creen en que la democracia es posible en Venezuela.

Desarrollo en Drupal por Suomitech