GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

"No es país para corruptos"

Editorial
Sociedad

La reciente orden de reincorporación de Ginés Jiménez al cuerpo de policía local de Coslada ha suscitado polémica. El pasado 12 de septiembre cientos de vecinos se manifestaban en las calles de este barrio madrileño  bajo el grito de “¡Ginés, corrupto, fuera de Coslada!”. Pero nada puede hacer la indignación popular frente a la decisión de los Tribunales. Tras cuatro años de investigación sumaria, un auto del Juzgado Contencioso- Administrativo número 5 de Madrid ha declarado la insuficiencia de pruebas acusatorias contra este hombre por delito de blanqueo de capitales. Se ordena pues, ante el desconcierto de muchos, la vuelta al desempeño de sus funciones a pesar de que aún continúe investigándose su presunta implicación como máximo dirigente de una trama de extorsión policial denominada “Caso Bloque”.

 

España no merece esto, está cansada  de tanta “corrupción presunta” – e impune - y de tanto abuso de autoridad. Los ciudadanos están cansados de Bárcenas, Correa, Undargarín, Malaya, Bretón, Gürtel y de ese largo etcétera de innombrables que se unen al “Caso Bloque” para dar lugar a una enorme Muralla gris de decepción, ira, incredulidad y desesperanza hacia unas instituciones que muchos ya han dejado de creerse: Se tomó la parte por el todo. Pero ¿hasta cuándo esta situación? ¿Cuánto tiempo más puede aguantar una sociedad cada vez más empobrecida y furiosa delante de esta Muralla gris sin hacer nada? El dinero que se roba y que pertenece a todos los españoles no es presunto, se trata de sonantes fajos de billetes que una vez desaparecidos no vuelven a aparecer...

 

La ciudadanía se siente indefensa. Confiaba en un Estado de bienestar que les ha fallado: gobernantes, políticos, policías… muchos no han sido lo que decían ser. A lo mejor es ahora cuando toca cambiar el concepto, las instituciones no nos protegen, somos nosotros los que debemos protegerlas, y para ello tendremos que empezar a velar más por el bien común que por  el individual aunque cueste trabajo, exigiendo más transparencia y profesionalidad al   ente público y al privado, empezando a construir nuevas formas de convivir más plenamente a través del respeto, la cultura y de la educación. Y cuando alguien no lo haga bien, no limitarnos a decir: “¡Ginés corrupto, fuera de Coslada!” sino “¡Ginés, corrupto, fuera de España!”

 

El muro de Berlín cayó en cuestión de segundos una vez abierta la brecha, empecemos a construir los valores del mañana.

Desarrollo en Drupal por Suomitech