GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

El responsable de Coslada Coopera: "el acuerdo con Turquía es la vergüenza de la Unión Europea"

Entrevista
Migraciones
Jornada de Sábado Solidario organizada por Coslada Coopera.
Pequeñas iniciativas pueden dar lugar a grandes proyectos. Desde este pequeño municipio madrileño, Miguel Ángel Cordero nos habla sobre los proyectos solidarios de su organización, Coslada Coopera, y la situación actual de la población migrante en Coslada.

Nos reunimos con Miguel Ángel Cordero, responsable de la organización Coslada Coopera, un pequeño pero gran trabajo que lleva a cabo el Área de Cooperación Internacional del Ayuntamiento de Coslada. Tras informarnos a través de su página web de las principales líneas de actuación de Coslada Coopera, queremos conocer más en profundidad y de primera mano el proyecto que lleva a cabo la organización. Miguel Ángel explica con aclaración que “el departamento de Coslada Coopera no se dedica fundamentalmente a la inmigración, aunque pueda parecerlo, sino que hace tareas sobre todo con refugiados”.

 

Logo de la organización Coslada Coopera

 

 

 

 

 

Fue en los años 90 cuando el Ministerio de Economía, por acuerdo con la ONU, promovió la “meta del 0,7%”. Esta propuesta es conocida como Asistencia Oficial al Desarrollo (AOD) y consiste en realizar donaciones del 0.7% del producto nacional bruto por parte de los países en condiciones financieras más cómodas en favor del grupo de países considerados por las Naciones Unidas como “menos desarrollados”. El responsable de Coslada Coopera considera este hecho el germen de la organización, pues recuerda que “el Ayuntamiento de Coslada acordó destinar el 0,7% de sus ingresos a la cooperación al desarrollo y así nació un consejo con varias asociaciones dedicadas a la cooperación y, de ahí, un departamento que finalmente quedó como el encargado de las tareas de cooperación dentro del ayuntamiento”.

Año 2015. La crisis de los refugiados por la guerra de Siria y los problemas en los Balcanes produce una oleada masiva de migrantes refugiados. “El Ayuntamiento de Coslada no lo dudó, se declaró ciudad acogedora de personas refugiadas, welcome refugees, y dejó a nuestro consejo de cooperación y solidaridad encargarse de la política oficial de acogida”, relata Miguel Ángel. Fue entonces cuando se pusieron en marcha las campañas denominadas como “Coslada Acoge”, que se basan en el derecho de toda persona que huye de una guerra a ser acogida, junto al derecho de acogida de los países que reciben a esas personas. Miguel especifica que “todo el proceso se hizo con la concejalía de servicios sociales, encargada de ocuparse de las condiciones de cada refugiado que llega aquí”. 

 

 

Debido a la enorme relevancia del tema en los últimos años, la charla sobre la problemática de refugiados fue extensa. Miguel Ángel conoce muy bien la situación, y no duda en definir lo sucedido como “una de las grandes vergüenzas de la Unión Europea”.  En Coslada se preparó, junto con otras ciudades, todo un sistema para participar en la acogida de los 18000 refugiados que correspondían a nuestro país, de los cuales “habrán llegado menos de 800, y únicamente a las ciudades más grandes en compañía de sus familias”. El acuerdo con Turquía cambió las tornas, y el programa de acogida está en la actualidad totalmente desmantelado por falta de demanda. Según Miguel Ángel, “solo cinco personas se han acogido a ello en el pasado año, y no provenían de los Balcanes”.

Sin embargo, Coslada ofrece resultados positivos en cuanto a integración se refiere. La población cuenta actualmente con numerosos establecimientos regidos por empresarios inmigrantes, como supermercados y pastelerías especializados en la amplia comunidad rumana. Estos son los que más se acogen a la bolsa de trabajo que ofrece el ayuntamiento. Por lo tanto, el problema del racismo no está tan arraigado y el municipio presenta en este sentido ciertas diferencias frente a otros de la zona. A pesar de los escasos conflictos, en esos casos “rápidamente se utilizan los servicios sociales como con cualquier otro ciudadano, sin más ni menos derechos. Somos una ciudad con mucha estabilidad, diferente a otras del sur donde hay más colonias y focos de pobreza”. Se debe señalar que Coslada cuenta únicamente con 11 kilómetros cuadrados en Término Municipal, donde viven 90.000 personas. Existió un momento en el que algunas familias inmigrantes compartían casa, pero según Coslada Coopera “esto ha ido desapareciendo y no es un problema a día de hoy”. Sin embargo, no se debe olvidar que los precios de residencia en el municipio han ido al alza, llegando a compararse con los del centro de Madrid.

 

 

Como vemos, la inclusión es un factor fundamental que siempre acompaña al concepto de inmigración. Y al respecto, Miguel Ángel lo tiene muy claro: “en Coslada todo el mundo es migrante… es decir, su población está formada por gente de Castilla y Extremadura, sobre todo”. Por desgracia, a diario vemos comportamientos racistas e incluso existen partidos políticos que lanzan este tipo de ideas. Sin embargo, el responsable de Coslada Coopera insiste en que “la sociedad de Coslada siempre ha sido una población que ha sabido muy bien acoger a la población migrante. Aparte, nadie piensa en Coslada sin el porcentaje de la población de origen rumano, son un gran aporte económico, sería espantoso que en Coslada se fuera todo el porcentaje de población rumana, ¿te imaginas cómo se podría sustituir eso?”.

A pesar del trabajo por la cooperación y el fomento de la inclusión que lleva a cabo esta organización de Coslada, junto a otras repartidas por toda la geografía española, son las políticas a nivel nacional, y sobre todo internacional, las que dificultan que proyectos de pequeñas poblaciones como el de Coslada Coopera apenas tengan capacidad de actuación. Miguel Ángel valora con gran determinación y tono de protesta esta situación que delimita el campo de actuación de su organización, en este caso, con los refugiados políticos. “Al final no llegaron los refugiados. Y no creo que vuelvan, no creo que vuelva a pasar”.

 

 

Miguel Ángel, como responsable de una organización que ha trabajado desde 2015 para facilitar la acogida de todas las personas que pasan por esta situación, no duda de su convencimiento. “No os vayáis a pensar que a los que entran en patera les dan las condiciones de refugiado político. La única manera de entrar en España como refugiado político es por el aeropuerto de Barajas. Es decir, aquellas personas que en determinado momento en sus países tienen miedo, pero tienen dinero y un pasaporte o visado para coger un avión y llegar a Barajas y decir… ¡Hola muy buenas tengo las condiciones de refugiado político!”.

Cambiando de tercio, sobre la posibilidad de obtener financiación, Miguel Ángel señala que “La Caixa, por ejemplo, da bastante, por su modo de marketing, a estos proyectos. Pero nosotros no tenemos ese tipo de convenios, ellos tienen sus propios convenios directos con ONGs de los que no formamos parte”

Aunque las principales preocupaciones de Coslada Coopera giran alrededor de lo que se ha comentado previamente, la asociación explica también otros conceptos de interés. Cuando les cuestionamos sobre los llamados “hermanamientos” entre ciudades, Miguel Ángel nos cuenta que esta es “una buena forma de acabar con las heridas y las cicatrices de otra época. En España se convirtió en algo popular después de la dictadura, para relacionar ciudades con algo en común. Coslada ha buscado esto con ciudades parecidas”. También nos señala que existen hermanamientos únicamente con simbolismo político, por ejemplo, con localidades palestinas.

Para finalizar, la asociación remarca el gran potencial del municipio a nivel de transportes dentro del marco internacional. En este sentido, Coslada apoya mediante los programas de apadrinamiento a otras localidades extranjeras. “Si usted quiere desarrollar su ciudad, sabemos asesorarle en transporte. Esta es la línea de hermanamientos que tenemos, en El Salvador o en Costa de Marfil. Por ejemplo, en Bouaké. Les podemos aportar mucho conocimiento y empresas que lleven allí su capital y modo de trabajar”.  Sin embargo, algunos proyectos en este sentido han fracasado.

Antes de despedirnos, Coslada Coopera nos cuenta que, en caso de que algunas personas quieran cooperar “ponemos en contacto a la gente con ONGs que vayan en la dirección que esas personas quieran, sean o no de Coslada. La intención es que las de fuera vengan aquí a explicar qué hacen; y sobre todo apoyar si alguien quiere crear un proyecto relacionado”. Del mismo modo, la agenda 20-30 de la ONU combate la xenofobia “norte-sur”, favoreciendo la distribución de la riqueza.  Miguel Ángel Cordero, sin embargo, cierra nuestra charla de forma tajante: “Todo está relacionado, no hay que desarrollar únicamente al sur.  Hay cuestiones difíciles. No podemos financiar al sur para que limpie los plásticos del Pacífico, ¿De dónde vienen esos plásticos? Financiamos a Colombia para que ataque la producción de droga. ¿Quién compra la droga? Son objetivos globales. Además, en Coslada podemos aprender del sur, seguramente se hayan hecho muchas cosas bien en Medio Ambiente, Violencia de Género o en Educación. Tenemos que tener una retroalimentación global.”

 

 

Desarrollo en Drupal por Suomitech