GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

“No tengo que llegar puntual al trabajo porque no tengo trabajo”

Entrevista
Internacional
Emmanuel sonriente durante la entrevista.

 

El pasado año 2012 cerró con un descenso de la cifra de parados residentes en Coslada inscritos en las listas de El Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). Pero estos datos optimistas han durado muy poco tiempo, ya que comenzamos el año 2013 con 277 desempleados más en el municipio. 

En la puerta de la Oficina de Empleo de Coslada nos encontramos con Emmanuel Omoregie, quien no tiene problema en atendernos porque según afirma “no tengo que llegar puntual al trabajo, porque no tengo trabajo”. Nigeriano de nacimiento, residente en Coslada desde hace más de una década, casado y padre de tres hijos, desde principios de este año forma parte de la lista de los seis millones de parados que hay en España, y ahora es uno más de los casi ocho mil desempleados que residen en el municipio de Coslada. 
 
DUROS COMIENZOS
 
Emmanuel vino a España “únicamente con sus manos como arma de trabajo”, fue uno de los muchos extranjeros que aprovechando la burbuja inmobiliaria que vivíamos en nuestro país decidió buscar su oportunidad en el sector de la construcción. Se instaló en Madrid, concretamente en Coslada, junto a su esposa Juliet. Ambos alquilaron una habitación en casa de unos compatriotas, “era un cuarto de almacenaje que casi no medía ni 4 metros cuadrados, pero no nos importaba porque teníamos ilusión y había que empezar poco a poco”, nos relata.
Parecía que la suerte sonreía a Emmanuel, a él y a los más de veintidós mil inmigrantes que residen actualmente en Coslada, pero no tardó en llegar el lado negativo de las cosas. La burbuja inmobiliaria explotó, y con ella fueron cayendo las ilusiones de todos aquellos que apostaron por nuestro país y que se afincaron en el municipio madrileño en busca de un futuro mejor.
 
Emmanuel no podía llegar a imaginarse que diez años después el sector de la construcción iba a ser el segundo más castigado por el desempleo en el municipio. En primer lugar, el sector servicios se lleva la peor parte con una cifra que ronda los seis mil parados, seguido del de la construcción y sus más de mil desempleados; a la cola se encuentran la industria y la agricultura, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).
 
MUCHOS BARAJAN LA POSIBILIDAD DE VOLVER A SU PAÍS
 
“Nunca pensaba que en España me encontraría en una situación tan fea”, nos afirma Emmanuel mientras recuerda lo rápido que encontró trabajo al llegar a la península, ya que según nos relata emocionado, prácticamente vino con un empleo asegurado, sus futuros compañeros de piso le aseguraron que si venía a Madrid podría trabajar en la misma obra en la que se encontraban ellos, “eso fue lo que me animó a abandonar mi casa y mi familia”.
Le preguntamos a Emmanuel sobre sus planes de futuro, y tiene claro que quiere volver a su país, pero nos cuenta que no tiene dinero para costear su viaje, el de su mujer y el de sus tres hijos, por lo que tendrá que seguir buscando empleo mientras sobreviven gracias al sueldo de limpiadora de Juliet, su mujer.
 
También nos narra conmovido cómo son capaces él y su familia de ‘llegar a final de mes’;  “tenemos que hacer malabares y ayudarnos mucho entre nosotros, ya que el sueldo de Juliet no nos da para mucho”. 
“Compramos arroz y mucha pasta para comer pues es muy barata y nuestros vecinos nos ayudan con los niños y su cole”.
Un risueño Emmanuel concluye diciéndonos que confía en que pronto pueda encontrar trabajo para que a sus hijos no les falte nunca de nada.
 
 
Desarrollo en Drupal por Suomitech