GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Un luchador solidario

Reportaje
Deportes
Guillermo Anguita en el primer escalón del podio
Guillermo Anguita no sólo es piloto en los Emiratos Árabes sino campeón de Grappling en España y entrenador además de colaborar con causas solidarias internacionalmente

Guillermo Anguita Morales es por cuarta vez consecutiva el actual campeón de España de lucha libre. Nacido en Alcalá de Henares, piloto de aviones, basado en los Emiratos Árabes Unidos, y deportista de élite, sueña con alcanzar alguna vez una medalla internacional representando al equipo nacional de España para el país y su familia.

 

La lucha libre no es uno de los deportes más populares en España, por esta razón apenas tiene repercusión mediática. Sin embargo, España cuenta con grandes luchadores que practican este deporte. Uno de los más importantes es Guillermo Anguita Morales.

 

A pesar del poco alcance que tienen este tipo de deportes, hay un detalle que apenas se conoce, y es que el Gobierno, dependiendo de la Comunidad Autónoma, da becas a los atletas que mejores resultados obtienen. Este año la Comunidad de Madrid otorgará una beca por un importe algo mayor de 3.000 euros a quien se proclame campeón de lucha. En otras comunidades como Castilla-La Mancha la cifra asciende hasta los 6.000 euros por conseguir una medalla en el Campeonato de España de Grappling.

 

Si además los luchadores que compiten quedan entre los cinco primeros puestos en competición europea o entre los diez primeros del Campeonato del Mundo, el Consejo Superior de Deportes ofrece unas becas de cantidades bastante superiores a las anteriores mencionadas.

 

Guillermo Anguita, de 33 años, se graduó en Gestión aeronáutica por la Universidad Camilo José Cela y actualmente trabaja de piloto comercial y de pasajeros en vuelos internacionales perteneciendo a una empresa estatal en Medio Oriente y también como instructor de vuelo para nuevos pilotos. Gran parte de su tiempo libre lo dedica a entrenar y enseñar la lucha, participando en campeonatos nacionales e internacionales.

 

Y es que en España, es casi imposible ganarse la vida únicamente compitiendo. Un método con el que poder conseguir ingresos gracias a estos deportes es el de ser profesor y entrenador. Pero para ello, es necesario un caché elevado, algo que sólo se consigue con buenos resultados en las competiciones en las que se participa.

 

Durante su estancia en Estados Unidos para completar sus estudios, Guillermo desarrolló su afición a la lucha, conocido como wrestling. Anteriormente en España era más aficionado al boxeo, pero en América del Norte tuvo su primer combate de lucha libre y quedó enamorado de este deporte, pese a haber perdido el combate. Desde entonces no ha parado de engordar su palmarés. Además de ser por cuarta vez consecutiva campeón de España de lucha libre, destaca el 4º puesto en el Campeonato del mundo celebrado en Canadá en el año 2012 con el equipo nacional.

 

Los dos estilos de lucha libre que más practica son el Grappling y el Jiu-jitsu brasileño. El Grappling se refiere a todos aquellos sistemas de lucha cuerpo a en la que sólo se utilizan técnicas de derribo, de posición o sumisión para conseguir puntos o forzar su rendición. El Jiu-jitsu brasileño, del que Guillermo es cinturón negro, es un arte marcial y sistema de defensa personal brasileño enfocado principalmente hacia la lucha cuerpo a cuerpo en el suelo.

 

Además de practicar la lucha, el alcalaíno también enseña a luchar en centros y gimnasios. El dinero que consigue recaudar lo dona para comprar alimentos para la gente sin hogar en la obra social de Canarias o a Cáritas. “Lo hago porque para mí entrenar no es un trabajo. Lo hago porque me encanta”, explica. El proyecto, denominado Luchadores Contra el Hambre, ya ha impartido cursos en Valencia, Turquía y Canarias en los que Guillermo ha participado.

 

 

Un entrenador de luchadores sin recursos

 

 

Estuvo viviendo en países como Marruecos y Turquía donde entrenó a alumnos que no podían pagarse el entrenamiento de Jiu Jitsu, ya que es un arte marcial carísimo. En la actualidad muchos de sus alumnos se ganan la vida dando clases o compitiendo en la lucha gracias a su enseñanza.

 

Uno de los principales problemas del Grappling es que, a pesar de ser un deporte en auge, hay muchos casos de doping. De hecho, aunque este año ha habido más gente en el Campeonato de España de Grappling que en el de luchas olímpicas, se han tenido que retirar muchas medallas por dopaje.

 

Es complicado vivir de la lucha y aún más poder compaginarlo con un mundo laboral aparte, pero lo que nos demuestran grandes deportistas como Anguita es que con dedicación, esfuerzo, ganas, pasión y solidaridad es posible. 

Desarrollo en Drupal por Suomitech