GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Sombras y luces

Editorial
Economía
Ayuntamiento de Alcalá || Fuente:Ayto. Alcalá de Henares

Alcalá de Henares siempre se ha situado a medio camino entre Madrid y el resto del mundo. Tiene entidad propia, suficiente como para destacar. Pero, como es evidente, la gran capital le hace sombra. Demasiado orgullosa como para resignarse a ser una ciudad dormitorio, demasiado cerca de un gigante como para hacerse valer. Y todo esto se refleja en su economía. La ciudad destaca por su diversidad cultural, por su carácter turístico, por su universidad. Un reflejo de la realidad nacional, donde la industria se ve superada por los servicios.

El mes de marzo dejó buenos datos respecto al paro en la ciudad de Cervantes. Una bajada del 1,69% respecto al mes anterior. Un descenso de más del 11% en el número de desempleados si se atiende al periodo de marzo de 2014 a marzo de 2015. Estos datos mejoran los regionales y a los nacionales. Pero la tendencia es la misma. El paro baja, es innegablemente importante. Como lo hace, también lo es. La temporalidad crece. Lo hizo el año anterior, como se refleja en la ficha municipal realizada por el Instituto de Estadística de Madrid.

Prácticamente el 90% de los contratos firmados en 2014 fueron de carácter temporal. Una tasa enorme. Acompasada con la realidad nacional. Espoleada, además, por el carácter de la economía de la ciudad. El corredor del Henares tiene una presencia industrial superior a la del resto de la comunidad. Y en Alcalá se aúna esta capacidad industrial con la capacidad del sector servicios. Una situación privilegiada. De ella debería derivar una temporalidad moderada. Sin embargo, esto no es así.

La industria supone un pilar básico a la hora de superar momentos como la crisis actual. Pese a los golpes que recibe, el sector secundario es el auténtico motor de la economía. En el caso de España ha decaído, acosada por oriente. La universidad y la situación estratégica mantienen el sector industrial alcalaíno. Según la anteriormente nombrada ficha municipal, en 2011 suponía más de un 20% de PIB del municipio. Incluso se ven buenas noticias. Un ejemplo es la futura inversión de 6 millones de euros de Química Sintética.

Con todo, el sector servicios es la piedra angular de la economía en la ciudad complutense. La omnipresente Universidad de Alcalá de Henares sigue tratando de sobresalir. Pese a ello, basta conversar con cualquier profesor, u observar las notas de corte en los últimos años respecto al resto de instituciones, para comprobar que la UAH está de capa caída.

Otra entidad de importancia, su el hospital Príncipe de Asturias, sufre las consecuencias de la privatización. Los profesionales del hospital ya han denunciado la poca eficiencia de las privatizaciones en ciertos sectores del centro. Por otro lado el turismo sufre las tendencias nacionales, aprovechando los patrimonios únicos de la ciudad.

De este modo, la situación de Alcalá se sitúa en un estulto punto medio. Las acometidas del gobierno regional en pos de un modelo liberal pueden producir efectos positivos en el tejido industrial. Pero la poca inversión, la privatización y la austeridad no han provocado nada nuevo en Alcalá. Con más pena que gloria, no cabe centrar la vista en vacíos descensos del paro. Las próximas municipales y autonómicas, con el peligroso aire fresco e inconsciente de nuevas formaciones o el olor a rancio de los candidatos del PP, quizá sean la clave. Un pilar edificante, o una dolorosa puntilla. 

Desarrollo en Drupal por Suomitech