GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

No apreciamos los tesoros que poseemos

Crónica
Pliegos de venta del privilegio de impresión (año 1613)
Pliegos de venta del privilegio de impresión (1613) / M.H.
Las 'Novelas ejemplares' de Cervantes han cumplido 400 años y el Museo Casa Natal de Cervantes ha querido homenajearlas como se merecen. Una sala del museo recoge muestras de estas obras y nos invitan a descubrirlas hasta el 27 de abril. Una buena excusa para pasearse tanto por la casa como por la exposición y dejarse envolver por la magia de nuestro más ilustre escritor.

Sábado, 11 de la mañana.

El día ha amanecido ligeramente nublado. La temperatura es agradable y cientos de turistas de diversas nacionalidades inundan de idiomas el Museo Casa Natal de Cervantes. Los mismos idiomas a los que sus Novelas ejemplares fueron traducidas desde 1615 al francés, 1617 al alemán y, posteriormente, en los siglos XVII y XVIII, al italiano, inglés, holandés, danés, portugués y sueco, entre otros. Por ello, Cervantes es considerado en Europa, antes que en España, como un autor digno de ser alabado.

El sol sale para iluminar a quienes deambulamos entre estas joyas literarias, que no precisan reflejo alguno para brillar con luz propia. Nos quedamos perplejos al descubrir los tempranos años a los que estas novelas fueron traducidas a los idiomas más inverosímiles. Cada ejemplar parece un tesoro y como tal lo admiramos. Inmersos en la literatura de estas novelas, Cervantes nos descubre personajes que hasta entonces no habían sido objeto merecedor de atención, como la gitanilla, “la más única bailadora que se hallaba en todo el gitanismo”. No contento con este arquetipo tan hispano, aumenta su progresismo con el amante liberal, aquél que diría “Yo, señores, con el deseo que tengo de hacer bien, no he mirado lo que he dicho, porque no es posible que nadie pueda mostrarse liberal de lo ajeno”.

Encontramos ediciones rebosantes de historia, que a pesar de contar con cuatro siglos de vida están casi igual de jóvenes que el primer día. Su desgaste no hace más que demostrar la atención que generación tras generación han dedicado a estas historias; unas historias tan desfasadas como actuales. Amor, desengaños, corrupción, pillerías… Temas todos que siguen en nuestras vidas cuatrocientos años más tarde. Cervantes usó estas novelas como crítica a su contexto social e histórico, un sistema no muy distante de nuestra realidad y cuyos argumentos siguen siendo aplicables al momento presente.

Pero no acaba aquí el éxito de estas novelas. Todos los que nos paseamos por esta exposición descubrimos las obras traducidas y los documentos sobre la venta del privilegio de impresión de 1613. Además, para sorpresa de niños y adultos, encontramos tebeos de las novelas, películas (tres veces fue filmada La Gitanilla) e incluso adaptaciones narrativas para niños. Resulta conmovedor observar a los niños pegados a tebeos inspirados en la más alta literatura española. El tiempo parece no haber pasado por ellos, pues reclaman la misma atención que los juguetes más novedosos.

La verdad adelgaza y no quiebra, y siempre nada sobre la mentira como el aceite sobre el agua.

(El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha)

No hay excusas para no dejarse invadir por una fiebre literaria y asomarse a la ‘mesa de los trucos’. “Mi intento ha sido poner en la plaza de nuestra república una mesa de trucos, donde cada uno pueda llegar a entretenerse”. Con estas palabras, Cervantes hablaba de las Novelas ejemplares en el prólogo de su primera edición. Y lo ha conseguido. Una mesa de trucos con olor a muebles (los mismos que vieron nacer al escritor) que se mezcla con el aroma de los fragmentos literarios que bañan las paredes de la sala. Jean-Baptiste Grenouille no dudaría en calificarlo como la fragancia del conocimiento.

Sin duda, quien disfrute de la exposición se verá envuelto por el misterio de este museo y la calma que transmite. Una visita corta, amena y curiosa en la que el interés de las obras está asegurado. Bien puede estar orgulloso Cervantes de haber sido el primero en escribir ‘novelas cortas’ en castellano. Y bien humildes deberíamos ser quienes no hemos leído sus ejemplares novelas. Quienes ya hemos visitado la exposición sentimos una inyección de pasión por llegar a casa y empezar a devorarlas.

Comentarios

El homenaje es, si duda, merecido. La importancia de las novelas ejemplares para la Historia de la Literatura es evidente.

El ladillo situado a mitad de texto es muy gráfico y ayuda a centrar la atención en ese entrecomillado, que aporta luz a la crónica.

 

Alba Expósito, Inés Garcia, Paloma Martín-Esperanza, Andrea Requejo, Alejandro Espejo.

Realmente dan ganas de acudir a la exposición y, por supuesto, de leerlas.

Estamos de muy de acuerdo con el titular de la crónica. En España tenemos una cultura maravillosa de la que no somos conscientes y Cervantes es una figura reconocida internacionalmente. Es algo magnífico tener escritos suyos originales y es un gran atractivo turístico.

Tamara Sánchez Molina

Paula López Ayerdi

Laura Dapena Domínguez

Nahiara Alonso de Luis

Eva Mosquera Rodríguez

Totalmente de acuerdo con esta crónica. España posee una gran riqueza cultural de la que en muchas ocasiones no somos conscientes. Son cosas como estas las que hacen que nuestro país sea un referente turístico de gran relevancia.Sin duda este texto me ha convencido, iré y disfrutaré de los grandes y valiosos contenidos de esta exposición.

Se trata de una exposición que reúne autenticas joyas. Estoy deseando visitarla. Es un privilegio contar en nuestro país con este tipo de obras de arte y que la Comunidad de Madrid tenga materiales tan valiosos en su archivo regional.

 

Un titular que dice mucho en pocas palabras. Creo que valoramos y nos interesamos muy poco sobre lo que hemos tenido, lo que tenemos y lo que en algún momento tendremos. 

Con respecto a la crónica, creemos que  habéis conseguido que den ganas de leer alguna de sus obra aunque sea adaptada como nos mandaban en el colegio para que se haga más ameno.

Teniendo tan cerca la exposición nadie deberia perdersela.  Una bonita crónica y muy visual

 

Por: Cristina Fernández , Sandra Rodríguez, Marta del Campo, Cristina Caamaño, Vikram Lachmandas, Sara Buyo, Carlos Espinosa

Desarrollo en Drupal por Suomitech