GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Mercedes-Benz Fashion Week Madrid, mucho más que moda

Crónica
Sociedad
Fuente: Wikipedia

El 25 de enero la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid dio su pistoletazo de salida hasta el 28 de enero que cerró sus puertas. La gran novedad de esta edición fue la decisión de adelantar un mes la pasarela, para que no coincidiera con la de Nueva York y así ganar más protagonismo. Durante cuatro días donde los diseñadores españoles más relevantes, como Agatha Ruiz de la Prada, María Escoté y Hannibal Laguna mostraron sus propuestas para el próximo otoño-invierno 2018.

Se nos hace extraño empezar por el segundo día, pero es el más destacado. A las 10.40 llegamos al pabellón 14.1 de Ifema sorprendiéndonos por el ambiente que rodeaba este evento, donde redundaba el postureo y las influencers. En un primer momento creíamos que la Fashion Week eran solo desfiles y modelos, pero la realidad fue otra. Nos encontramos con un gran ciberespacio, lleno de stands de marcas muy diversas en las que había grandes colas de adolescentes para esperar desde un simple café hasta una revista.

Después de dar una vuelta por este espacio fuimos al primer desfile, el de Andrés Sardá. Con una visión disco y pop de la década de los 80 llena de brillos y dorados presentó su show. El desfile desde el primer minuto capto la atención de los asistentes hasta el final con el cierre triunfal de Mario Vaquerizo.

Entre tanta emoción y creatividad, no había tiempo para la comida. Tras un breve parón para reponer fuerzas a las 14.00 le llegó el turno a Hannibal Laguna. El diseñador venezolano se inspiró en los diseños florales con cortes asimétricos y faldas abullonadas para celebrar sus 30 años sobre la pasarela. Hannibal demostró que sigue siendo el mismo de siempre.

El Óscar del día se lo llevó Agatha Ruíz de la Prada dejando boquiabierto a todo su público haciendo referencia a un sentimiento patriótico. El himno nacional sonó a todo volumen entre olés y aplausos transformando el desfile en una fiesta al ritmo de Lolita Flores. Sus prendas siguieron con el mismo estilo colorista y con su tradicional corazón.

Entre desfile y desfile las celebridades invitadas disfrutaban del kissing, un espacio vip reservado para ellas en el que tenían la oportunidad de tomarse un cóctel y comentar las últimas tendencias. Si el ciberespacio era un lugar de ‘postureo’, el kissing no se quedaba atrás. Había espacios destinados para hacerte fotos y dar envidia a tus amigos de Instagram, y zonas de sofás para aquellos que pasan del postureo y lo que les interesa es la moda.

Las falsas apariencias fueron las reinas de esta edición donde los asistentes se vestían de una forma extravagante con el fin de ser el centro de las miradas y, por qué no, ser captados por alguna cámara por tener un estilo especial. Y entre todo esto también había sitio para la moda.

 

 

Desarrollo en Drupal por Suomitech