GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Escapada por el Norte de Cerdeña

Crónica
Culturas
Paisaje de Cerdeña. Fuente: Pinterest
La primera impresión que se siente al aterrizar en la isla de Cerdeña es la de encontrarse en un lugar perdido en medio del mar Mediterráneo.

Para situarse, Cerdeña delimita al norte con la isla de Córcega y, al este, con la península italiana.  Y es que la costa norte de esta isla, desde Alguer hasta la costa Esmeralda –cuyo solo nombre es una tentación-, reúne un sinfín de esencias mediterráneas: aguas de color verde cristalino, arena fina, playas recónditas y poco masificadas, iglesias medievales, y como no, un clima cálido durante los tres meses de verano.

Para iniciar un recorrido por la costa norte se recomienda tomar impulso desde el pueblo de Alguer. Esta localidad del noroeste de la isla está considerada un enclave esencial de la historia de Cerdeña, es el mejor lugar para empezar deleitándose con la belleza de este paisaje. De hecho, el itinerario desde Alguer hasta la denominada Costa Esmeralda reúne los mayores atractivos del litoral norte de esta isla italiana.

Centro de Cerdeña. Fuente propia.

Según cuenta la historia, en el siglo XIV, el rey Pedro el Ceremonioso expulsó primero a los genoveses y después a los propios sardos, para colonizar la zona con catalanes. Por eso, todavía hoy, cuando recorremos sus calles, en las terrazas y tiendas de Alguer se escucha hablar a la gente un antiguo dialecto del catalán.

En dirección oeste, se pueden encontrar las playas de Bombarde y Lazarretto. La primera, es la playa más famosa de Alguer y la más frecuentada por los jóvenes y algunas celebridades. El agua de mar, además de ser siempre fresca y transparente, muestra un fondo de arena de colores inolvidables. Es una playa muy concurrida, por lo que se recomienda ir temprano por la mañana. La segunda, por su parte, es una playa con numerosas calas y resulta excepcional para pasar un día tranquilo en familia.

Ahora bien, si el turista quiere conocer algo más de historia de esta isla, una posible opción entre otras es la de desplazarse (a pocos kilómetros de distancia) desde Alguer hasta Sassari, considerada la segunda ciudad de Cerdeña, después de Cagliari. Una vez en Sassari, una de las visitas monumentales que se pueden realizar es la del Palacio Ducal o, la Iglesia del Rosario, entre otras. Otro atractivo turístico del casco antiguo de Sassari es la Panadería de la Vía Insinuazione, ya que realmente es un espectáculo para verla por fuera y entrar en este antiguo horno de pan. Y es que el aroma que se puede percibir a varios metros de distancia no deja indiferente a ningún transeúnte.

Ciudad de Cagliari. Fuente propia.

De vuelta a la costa, una de las visitas principales que no hay que olvidar es la del Cabo Caccia, un importante enclave con acantilados de piedra blanca donde además se puede disfrutar de una bonita puesta de sol.

Si el turista tiene oportunidad es muy recomendable hacer la travesía en ferry desde el Cabo Caccia a las Islas de la Madalena. El viaje dura en torno a las tres horas aproximadamente y el precio por pasajero es bastante económico.  Una de las curiosidades que se pueden encontrar en este archipiélago de islas es la tumba de Giuseppe Garibaldi, el revolucionario, nacionalista y héroe de la lucha por la unificación italiana, además de que muchas de estas islas se encuentran deshabitadas y puede resultar una gran aventura para el turista que decida pasar un día en ellas.

Por sus atractivos naturales, toda esta franja costera que va desde el Cabo Caccia (costa oeste) a la Costa Esmeralda, situada justo en el lado este de la isla, se ha convertido en un gran destino vacacional para personas de cualquier lugar del mundo.

En el nordeste de la isla, en plena Costa Esmeralda encontramos Porto Cervo, caracterizado por una arquitectura rústica y con un importante puerto deportivo, comparable a otros exclusivos puertos europeos.

Por otro lado, es importante hacer mención a la gastronomía de la isla, ya que ésta es una forma más de entender mejor a las gentes de cada lugar. Cada zona de la isla tiene su propia peculiaridad y hay una variedad increíble dependiendo de si nos encontramos en el interior de la isla, donde predominan las carnes, el queso, los vinos tintos… o si por el contrario nos vamos hacia la costa, donde el pescado y el vino blanco toman el protagonismo.

Finalmente, un consejo útil para visitar la isla es disponer de un buen medio de transporte, preferiblemente coche, ya que suele resultar difícil el acceso a muchas playas y calas si no se hace de esta manera.

Desarrollo en Drupal por Suomitech