GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Discapacitados, rescatados del olvido

Reportaje
Sociedad
La fundación Aldaba junto al Ayuntamiento de Alcalá de Henares han impulsado el proyecto Pisos para la Vida Independiente, cuyo objetivo es dotar de una alternativa habitacional adaptada a las necesidades de las personas con diversidad funcional que habiten en la ciudad. Fue presentado el 1 de marzo por la concejalía de Acción Social, en manos de Jesús Abad.

Desde que la crisis económica se propagó como la peste son escasas las personas que han logrado afrontarla sin considerables altibajos. La suerte, en su reparto, siempre es injusta. Pero hay algunos ante cuyo rostro esta suerte pasa con casi premeditado desdén: los discapacitados.  Un total de 9.562 personas sufren en Alcalá de Henares un determinado tipo de discapacidad funcional. Esto representa un 4,8 % de la población, según datos del Instituto de Estadística de la Comunidad de Madrid, una cifra que no debiera resultar reducida si lo comparamos con la sufrida dificultad que tienen para desarrollar una vida íntegra. Ante este escenario, el Ayuntamiento ha decidido contribuir a su bienestar a través de la oferta de una serie de viviendas adaptadas a sus necesidades.

Distraído con los botones de su abrigo, que gira y contempla como si fueran algún tipo de moneda desconocida, un hombre joven confiesa su deseo de poder acogerse al programa debido a su movilidad reducida. El programa consiste en acondicionar un conjunto de viviendas ubicadas en el barrio Espartales de propiedad municipal. Con esto se pretende, como afirma el responsable y director de este recurso Jesús Madrid: “normalizar más la vida de estas personas con viviendas adecuadas para que desarrollen su independencia”. Esta gestión está siendo llevada a cabo por la Fundación Aldaba, enmarcado en el proyecto Pisos de Vida Independiente.

Acceso con silla de ruedas, equipamiento completo de aseos, cocina con vitrocerámicas para minimizar el peligro de incendio, sistemas eléctricos de fácil accesibilidad, etc. Son múltiples las virtudes del proyecto del que Aldaba hace gala para solventar las necesidades cotidianas que las personas con algún tipo de discapacidad precisan, con el objetivo de que su día a día no se convierta en una prueba de obstáculos. “Tanto las instalaciones como los servicios de las tradicionales residencias que se encargaban de esto no cubrían de forma eficaz las exigencias que estas personas requieren, por ello esta medida debía ser efectuada cuanto antes”.  

El proyecto no se queda aquí, sino que el impulso solidario que han supuesto estas viviendas ha calado incluso en quien no se beneficiará de ellas. Encarna Pérez (nombre ficticio), una mujer más bien pequeña y de ojos vivaces, bendice la suerte de tener una familia que la cuida y confía en que quienes habiten esas viviendas se sientan tan queridos y atendidos como ella. Agradece que alguien por fin se acuerde de ellos, de los comunes. Y es que los inquilinos dispondrán de dos personas de atención directa que les acompañarán en sus quehaceres diarios. Además de un equipo de expertos especializado en psicología y educación para desarrollar un programa individual para cada uno de ellos.

El acceso a este tipo de viviendas está condicionado a poseer un mínimo de autonomía que requiera leve supervisión en la vida diaria, ser residente de la ciudad complutense y llevar a cabo una actividad en un centro de estudio, centro o unidad ocupacional, centro especial de empleo o tener un contrato de trabajo en empleo ordinario. Se trata de una relación entre el usuario que cumpla estos requisitos y el ente público que no tiene fecha de caducidad.

El ayuntamiento alcalaíno dirigido en la actualidad por un tripartito de izquierdas –Partido Socialista, Somos Alcalá e Izquierda Unida- se divide en un total de 19 concejalías de las cuales cuatro se engloban en el ámbito social. De ellas, ha sido la Concejalía de Acción Social la que ha puesto en marcha este programa de viviendas. Su responsable, Jesús Abad, confirma que “representa una magnífica oportunidad para visibilizar en positivo a las personas con diversidad funcional y sus necesidades de independencia e integración social”.

En el acto de presentación el alcalde, el socialista Javier Rodríguez Palacios, alabó el trabajo realizado por sus compañeros de Gobierno y de la Fundación Aldaba, a la que tendió la mano para continuar trabajando juntos. Sobre el proyecto destacó que: “representa una magnífica oportunidad para visibilizar en positivo a las personas con diversidad funcional y sus necesidades de independencia e integración social”.

El medio de esta iniciativa es otorgar una oportunidad de independencia y capacidad para una vida plena al máximo número de personas que conforman este importante colectivo en Alcalá de Henares. El fin último, que ninguna de las disfunciones que puedan sufrir les haga olvidarse de su felicidad.

Desarrollo en Drupal por Suomitech