GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Desigualdad lingüística, desigualdad de oportunidades

Editorial
Migración
La educación española no se adapta a los inmigrantes rumanos

Alcalá, cuna de eslavos. Vienen del este y se van al este. De Rumanía hasta Alcalá, un viaje sin retorno en busca de un futuro. Esta es la historia de los rumanos alcalaínos, el colectivo inmigrante más numeroso en esta ciudad de nombre árabe.

El este de la Comunidad de Madrid se ha convertido, en apenas un puñado de años, en el nuevo hogar de acogida de estos nuevos huéspedes. Después de la capital, Alcalá de Henares es la ciudad de la región con más habitantes de esta nacionalidad. La mayoría de ellos trabajan en la construcción y tienen hijos, son familias enteras las que están aquí. Sus niños llenan las aulas alcalaínas.

A pesar del desconocimiento del idioma y las diferencias culturales, están  haciendo un gran esfuerzo para adaptarse. Desde Alcalá de Henares, se han presentado proyectos como “Primer Plan de Integración para Inmigrantes 2010-2013” con la intención de facilitar su integración. Aun así, se echa en falta un programa más específico porque este va dirigido tanto a adultos como a niños y a todos los inmigrantes.

Cualquiera que se pasee por los colegios de Alcalá de Henares podrá darse cuenta de que un rumano está tan bien integrado que tiene el deber de asistir a todas las asignaturas, aunque no hable español. Es absurda la existencia de clases de apoyo, que las hay, si estas son en nuestro idioma y el alumno no lo entiende. En ese caso, solo les queda la alternativa de acudir a la Asociación Hispano-Rumana, donde realizan talleres con profesores nativos.

Con un programa de adaptación insuficiente, al terminar sus estudios no tienen las mismas posibilidades que el resto de ciudadanos, puesto que no han recibido una educación en igualdad de condiciones. A esto, hay que sumar la falta de convenios laborales entre Rumanía y España, lo que dificulta más la búsqueda de trabajo y les lleva a ocupar puestos precarios.

¿No es suficiente un colectivo de 20.273 personas de nacionalidad rumana para mejorar y facilitar su adaptación en la sociedad? Para este gobierno alcalaíno, parece que no.

Comentarios

Vivo en uno de los barrios con más número de rumanos de Alcalá de Henares, convivo con la comunidad rumana, y sobre todo con los niños pequeños. Puedo asegurar que la gran mayoría de niños de entre 3 y 8 años, con los que tengo relación, saben español perfectamente. Por tanto, veo un poco raro el enfoque que se le ha dado a este tema.

 

Soy profesora de danza en un colegio público de Alcalá de Henares, y convivo a diario con niños de entre 3 y 7 años. Un 30% de ellos son extranjeros, entre ellos varios de procedencia rumana, y jamás han tenido ninguna dificultad con el tema del idioma. Llevo varios años en el mundo de la docencia de actividades extraescolares y nunca he tenido ningún tipo de dificultad de comunicación con un alumno. Pienso que los niños que comienzan sus estudios en España aprenden el idioma en un abrir y cerrar de ojos. De hecho, los rumanos son conocidos por su facilidad por aprender los idiomas. Además veo correcto que desde el principio tengan sus clases en castellano, es la única manera de aprenderlo. No me parece para nada una desigualdad por parte de la metodología de educación.

En Coslada, dónde tambien residen extranjeros de procedencia rumana, observo que su adapatacion va en aumento con los años, ya que  los jóvenes que llevan más de 10 años en España, generalmente, se han adapatado mucho mejor que los que han venido recientemente.

En mi opinión, el hecho de los niños que se críen en el país, hace que profundicen sus raíces en un país que quieran o no, los más pequeños.lo sienten como país de origen.

Desarrollo en Drupal por Suomitech