GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Cardenal Cisneros tuvo parte de culpa

Reportaje
Sociedad

Por mucho que sigan pasando los años sobre Alcalá de Henares, su historia permanecerá intacta, y los cientos de edificios que construyen una de las ciudades Patrimonio de la Humanidad continuarán conformando un cuento literario que surgió del tintero de algunos de los ilustres literarios más importantes de nuestro país. Lope de Vega, Calderón de la Barca, Amadeo de Saboya, o el mismísimo Miguel de Cervantes, puro alcalaíno, son ejemplos del orgullo que mantiene la ciudad en pleno s.XIX.

Paseamos por su calles y todavía se aprecian los comunes nidos de cigüeñas que adornan las iglesias y los tejados, los resistentes soportales que se niegan a ceder el testigo a sus nietos de hormigón, o la clásica Calle Mayor que, no, nos conduce a Roma como bien se dice de todos los caminos, sino a la enigmática Plaza de Cervantes, punto de encuentro de cientos de personas. Además, no muy alejada queda otra plazoleta algo más pequeña, decorada por el verde y en la que se levanta un majestuoso edificio que responde al nombre de la Fachada del Colegio Mayor de San Ildefonso, o también, la antigua universidad de Alcalá de Henares.

 

 

Fundada en 1499 por el Cardenal Cisneros,  consiguió integrarse en 1836 como la universidad central de Madrid, que más tarde acabaría recayendo en la actual universidad Complutense. Llegó a vivir una sola restauración, la de 1977. La primera y la última. Eso sí, todo ello desembocaría en la creación del resto de facultades que hoy en día ha engendrado la universidad de Alcalá, y cuyos campus se reparten por la ciudad y por la provincia de Guadalajara. Además, en 1998 se le otorgaría a la institución, y la urbe en sí, la categoría de ciudad Patrimonio de la Humanidad, un orgullo para Madrid y para España.

Comentarios

Pasan los años y Alcalá de Henares seguirá teniendo ese aura cultural que nos traslada al pasado. La universidad tiene gran parte de esa culpa ;)

Desarrollo en Drupal por Suomitech